Fotos de Instagram revelarían quién sufre de depresión, según estudio

La investigación analizó aspectos como el esquema de color y las interacciones en la popular plataforma (me gusta y comentarios).

Imagen de referencia Pixabay.

Con frecuencia es difícil saber quién podría estar sufriendo silenciosamente de depresión, pero sus fotos de Instagram pueden arrojar una luz sobre un trastorno que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo. De acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista etadounidense EPJ Data Science, científicos desarrollaron un algoritmo que identificó a pacientes con depresión con solo analizar sus fotos en redes sociales.

La investigación, como relató el portal de noticias Medical Daily, involucró a 166 usuarios de Instagram que compartieron casi 44.000 fotos en la popular plataforma, de las que analizaban aspectos como el esquema de color y las interacciones (me gusta y comentarios).

Según el coautor del estudio y codirector de la Universidad de Vermont de la Historia Computacional (EE.UU.), Christopher Danforth, "las fotos publicadas por personas con depresión tienden a ser más oscuras en color, recibieron más comentarios de la comunidad, eran más propensos a contener caras y menos probabilidades de tener un filtro aplicado”.

Los resultados del experimento relevaron que las personas con depresión eran menos propensas a seleccionar un filtro de fotos. Sin embargo, en las ocasiones en las que lo hicieron, eran más elegían el filtrode nombre Inkwell, que convierte las fotos a blanco y negro. Además, el análisis informático reveló que aquellos con depresión publicaron fotos con más frecuencia que aquellos que no estaban deprimidos.

"Es mejor que consigamos a alguien que podría morir por suicidio en 2018 frente a un psicólogo antes porque hay algo en sus medios sociales que dejó claro a la máquina que necesitaban ayuda y no era obvio para la gente A su alrededor ", agregó Danforth, quien resaltó que la detección precoz de esta enfermedad puede ayudar a tratarla para controlar sus síntomas.

Los científicos resaltaron que, aunque 71 de los participantes recibieron un diagnóstico clínico de depresión, este programa informático “no es una herramienta de diagnóstico. Por el contrario, puede ayudar a dar una alerta temprana de la depresión”.

Dato interesante: Una de las limitaciones de la investigación, realizada por Danforth junto con Andrew Reece de la Universidad de Harvard, es que tenían un pequeño tamaño de muestra debido a que las personas no estaban dispuestas a compartir su información, según el portal estadounidense. Esto en razón de que en un comienzo 509 participantes fueron reclutados, pero 43% de ellos abandonaron el experimento por no querer compartir sus datos en redes sociales.