Fuga de agua en un sanitario de la Estación Espacial Internacional, ¿golpe de propaganda rusa?

De acuerdo con el medio ruso Sputnik, el inodoro correspondiente a Estados Unidos de la Estación Espacial Internacional (ISS) filtró cerca de 11 litros de agua el pasado viernes. Sin embargo, la noticia, aún no confirmada por la Nasa, es recibida con escepticismo.

La tripulación tuvo que recoger el agua que se extiendió por todo el segmento con toallas.Nasa

Según una fuente espacial rusa citada por sputniknews –un portal híbrido entre periodismo y propaganda del gobierno ruso– más de 10 litros de agua se filtraron desde el inodoro en el segmento estadounidense de la Estación Espacial Internacional (ISS) el viernes,

Segñu la fuente anónima, la tripulación tuvo que recoger el agua que se extiendió por todo el segmento con toallas.

"Nuestros colegas en el nodo Tranquility tuvieron un incidente el viernes. Los astronautas separaron la línea de suministro de agua y el líquido se filtró. Se filtraron más de 10 litros de agua antes de que se solucionara el problema. La tripulación tuvo que recoger el agua utilizando toallas", dijo la fuente.

El Tranquility ("Tranquilidad"), también conocido como Nodo 3, es un elemento añadido a la Estación Espacial Internacional (ISS). Fue construido bajo la dirección de la ESA y de la Agencia Espacial Italiana por Thales Alenia Space para la NASA y pasó a propiedad de la NASA, la cual se encarga de su uso. Fue llevado a la ISS durante la misión STS-130 en febrero de 2010. En ese nodo se ubica el WHC (Waste and Hygiene Compartment), donde se aloja el inodoro que registró la supuesta falla.

Dudas sobre el hecho

A pesar de lo informado por la fuente, hay quienes dudan de la veracidad de esta información. No solamente porque ninguna de las agencias espaciales que hacen presencia en la ISS han confirmado el hecho, sino porque llega tan solo unos meses después de que otra falla, mucho más peligrosa, sucediera en la nave.

En ese entonces,  el equipo de la ISS detectó una fuga de aire menor causada por una microfractura en la pared del módulo orbital del Soyuz MS-09, en donde se hospedan los astronautas rusos. El agujero fue sellado por la tripulación el mismo día, y la corporación espacial estatal rusa Roscosmos creó una comisión especial para investigar el incidente.

El 11 de diciembre, los cosmonautas rusos a bordo de la ISS, Oleg Kononenko y Sergey Prokopyev, realizaron una caminata espacial para examinar el agujero en la nave espacial, que se encontró a fines de agosto.

Los cosmonautas cortaron tres piezas de protección micrometeoroidea para tomar muestras del sellador y la superficie que rodea la microfractura. Las muestras fueron entregadas a la Tierra, donde deberían entregarse a los investigadores para determinar las causas del agujero en la nave espacial Soyuz MS-09.

Una relación agrietada

Desde el primer momento, fuentes oficiales rusas sugirieron de forma velada que podría tratarse de un sabotaje, pero dicha afirmación jamás fue probada.  "Aunque suene tonto, la filtración subraya una preocupante disminución en las relaciones entre Rusia y los Estados Unidos, no solo aquí en la Tierra, sino también en el espacio", señaló el periodista Jon Christian en el medio especialiazado Futurism.

En esa misma publicación se señala que la relaciones colaborativas entre ambas naciones vienen agrietandose hace unos años. Aunque ambas naciones colaboran desde los años setentas, fue en el momento en que Estados Unidos desmanteló su programa de transbordadores, comenzó a confiar en Rusia para llevar a sus astronautas y maquinaria hasta la ISS.

Pero hace unos años, EE.UU. empezó a prescindir de los servicios de tramsporte ruso para firmar contratos con compañías norteamericanas, como SpaceX, para llevar sus hombres al espacio.

"Creo que estamos pasando por una larga transición en la relación", dijo el historiador espacial John Logsdon al medio Ars Technica. “Cuando Rusia se unió a la asociación de la estación, exigió y recibió, en base a su experiencia de vuelo espacial humano, un tratamiento como el primero entre los socios estadounidenses. Ahora, 25 años después, ya no es una superpotencia espacial, sino uno entre varios países de segundo nivel ".

Aunque no está claro si el hecho realmente ocurrió, lo que sí está claro es que se suma a una lista de tensiones que vienen concinando en el espacio exterior.