Funciona motor de la NASA que viola las leyes de la Física

El diseño para propulsar naves espaciales es un éxito, a pesar de violar la Tercera Ley de Newton: a cada acción siempre se opone una reacción igual.

Emdrive.com

El polémico motor llamado “EmDrive” creó pequeñas cantidades de empuje mientras probaban su funcionamiento en un laboratorio. Además, demostró su capacidad de fuerza, 100 veces superior al diseño futurista de las velas solares, que al igual que este sistema trabajan con base en los fotones del sol para impulsar las naves espaciales a distancias interestelares. (Lea:Aparato impulsado con energía solar irá al espacio en 2016)

El informe surgiere que este diseño experimental de propulsión, el cual no requiere de combustible, puede producir un empuje de 1,2 milinewtons de fuerza, por cada kilovatio de energía suministrado. De manera que, “EmDrive” trabaja gracias a paneles solares, lo cual es un gran avance para la exploración espacial. (Los nostradamus de la energía solar)

El científico Harold White, investigador del Centro Espacial de la NASA en Houston, ha liderado por 15 años esta propuesta inventiva. Por ahora, el diseño está respaldado por una pequeña empresa, <SPR Ltd.>, que ya cuenta con la patente del sistema de propulsión, y el estudio correspondiente al efectivo funcionamiento del motor será publicado en la revista Journal of Propulsion and Power.

Con respecto a las leyes de Isaac Newton, la controversia está en que la energía solar ejerce una fuerza sobre el motor, el cual debería responder con una fuerza de igual magnitud y dirección opuesta para que se conserva el momento lineal, sin embargo, “EmDrive” no expulsa material alguno al espacio misteriosamente, contrario a un cohete; es decir, teóricamente no produciría ningún empuje.

Aunque, explica la web del sistema, “el empuje se crea cuando se genera radiación de microondas, y esta choca contra un sistema que la guía en el interior de una cámara: genera empuje por la amplificación de la presión de la radiación de una onda electromagnética".

Por lo tanto, el motor no trabaja como una máquina de infinito movimiento ya que necesita energía solar, no obstante, una vez esta inyecta impulso en el diseño en medio del vacío del espacio, el funcionamiento del motor se conserva hasta que no actúe una fuerza en sentido contrario.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los nuevos genios de la ciencia