Genio del Silicon Valley busca crear una religión que adore la inteligencia artificial

Anthony Levandowski, ex empleado de Google, presentó una serie de documentos al estado de California para avalar una religión llamada “Camino al Futuro”.

Pixabay

El estadounidense Anthony Levandowski, un genio de la robótica, busca que una “religión” de la cual es el CEO y presidente, sea acreditada como tal. Esta se basa en el principio de que, al promover y desarrollar una deidad basada en la inteligencia artificial, entendiéndola y rindiéndole culto, se podría contribuir al mejor entendimiento de la sociedad.

La religión está basada en el concepto de “Singularidad”, una especie de creencia que siguen muchas de las mentes brillantes que trabajan hoy en día en Sillicón Valley y especialmente Anthony. Esta afirma que en un futuro cercano las máquinas superarán la inteligencia humana, cambiando el mundo como lo conocemos.

Siendo emprendedor toda la vida, el norteamericano ya era considerado un millonario después de ser uno de los creadores de Google Street View.

Desde que era pequeño Levandowski ya demostraba su amor por la robótica.  Tan solo en sus años de pregrado ya había construido un robot programado para ordenar el dinero del juego de mesa “Monopolio”. Es por esto que, durante 9 años, fue una de las grandes mentes de la compañía de tecnología Google. Sin embargo, hoy en día esta lo acusa de haber robado más de 14,000 archivos secretos pertenecientes al reconocido buscador en internet.

El conflicto se dio ya que solo 6 meses después de retirarse de Google, el aficionado a la robótica fundó “Otto”, una empresa especializada en camiones que se manejan por sí solos. Esta, a su vez, fue comprada por Uber en el 2006 y Anthony se convirtió en la cabeza del proyecto. No obstante, fue despedido cuando se le imputaron cargos de haber hurtado información confidencial que usó en la tecnología utilizada para la construcción de los vehículos.

Pero sin importar lo que dice la gente, el experto en robótica tiene su camino claro. De manera que la creación de una religión a la cual llama “Camino al Futuro” (en inglés: Way of the Future), es su nuevo emprendimiento. Como mencionó alguna vez en una entrevista: “Voy a tomar el mundo, un robot a la vez”.

Por ahora presentó una serie de documentos al estado de California para poder legalizar la religión de la cual es líder. El siguiente paso es presentar una solicitud al Servicio de Impuestos Internos en los Estados Unidos (IRS) para estar libre de restricciones. Después, si se la aceptan, podrá recorrer el mundo esparciendo sus creencias.