Hallan el primer cadáver de un oso extinto hace 15 mil años con órganos internos

Noticias destacadas de Ciencia

Un hallazgo hecho en Siberia tiene ilusionada a la comunidad científica. Encontrar tejidos blandos abre la esperanza de poder obtener ADN de especies de las que, hasta ahora, solo se conocían cráneos y huesos.

“Este es el primer y único hallazgo de este tipo: un cadáver de oso de las cavernas completo con tejidos blandos. Está completamente conservado, con todos los órganos internos en su lugar, incluida la nariz. Anteriormente, solo se encontraron cráneos y huesos. Este hallazgo es de gran importancia para todo el mundo”. (Lea El gas que pone a Venus en el foco de la búsqueda de vida extraterrestre)

Con esas palabras la científica Lena Grigorieva describió el hallazgo que hace poco hizo su equipo. Ella es una de las principales expertas de Rusia en especies extintas de la Edad del Hielo y sabe que el cadáver de oso que encontró podría abrir una gran puerta para nuevas investigaciones: tiene la esperanza de poder obtener su ADN.

Los restos del cadáver conservado por el frío son de un cachorro de oso de las cavernas y fueron hallados en la región siberiana de Yakutia por pastores de renos. Ahora serán analizados por científicos de la Universidad Federal del Nordeste (NEFU) en Yakutsk, que está a la vanguardia de la investigación sobre mamuts lanudos y rinocerontes extintos.

“Es necesario realizar un análisis de radiocarbono para determinar la edad precisa del oso”, dijo en un comunicado el investigador principal Maxim Cheprasov del laboratorio del Mammoth Museum en Yakutsk.

El oso de las cavernas (Ursus spelaeus) es una especie o subespecie prehistórica que vivió en Eurasia en el Pleistoceno medio y tardío y se extinguió hace unos 15.000 años. Según sugerencias preliminares, el oso recuperado pudo vivir en el interglacial Karginsky (este fue el período entre 22.000 y 39.500 años).

Ahora, como anunció la universidad, preparará un programa científico para su estudio integral. Esperan estudiar el cadáver de un oso utilizando todos los métodos modernos de investigación científica: genética molecular, celular y microbiológica.

Comparte en redes: