Holanda usa papel higiénico para construir “ciclorutas”

En una provincia del país europeo inauguraron el primer kilómetro construido con materia prima derivada de este material.

/Pixabay

Frisia es una de las doce provincias que conforman el Reino de los Países Bajos. Está en el norte y su población no alcanza los 700 mil habitantes. Aunque usualmente es reconocida por la calidad de su ganado, ahora se está robando la atención del mundo por convertirse en el primer lugar en construir carriles para bicicletas con papel higiénico.

Tomando como base este material, del cual Holanda consumo unas 180 mil toneladas al año, ingeniaron un kilómetro de “ciclorruta” para conectar a Leeuwarden, la capital, con la ciudad de Stiens.

Erik Pijlman es el director de KNN Cellulose, uno de los socios que hacen parte del proyecto. En sus palabras, esta idea permite que el papel higiénico no tenga que ser tratado como un producto de desecho. Lo que se hace, usualmente, es incinerarlo, generando así una importante cantidad de dióxido de carbono.

“Estas pistas para ciclistas utilizan lo que se conoce como celulosa terciaria, extraída de los flujos de desechos. Recogemos la celulosa de estos deshechos y la transformamos de nuevo en materia prima”, le dijo Pijlman al diario El Clarín de Argentina.

“En el Reino de los Países Bajos, una gran cantidad de papel es tirado al inodoro y tiene una fibra de alta calidad”, aseguró hace unos meses al periódico inglés The Guardian Carlijn Lahaye, director general de CirTec, otra de las empresas que hacen parte de este proyecto.

Esta iniciativa, llamada Cellvation y subvencionada por la Unión Europea, empezó hace dos años. En la planta de tratamiento de aguas residuales Geestmerambacht, en Holanda, lanzaron un plan piloto para tamizar 400 kilogramos de celulosa cada día. La idea era esterilizarla a tempraturas muy altas y luego vender ese material como materia prima para productos como el asfalto o materiales de construcción.