Israel recluta autistas para su ejército

Un nuevo programa de la milicia israelí recluta jóvenes autistas para decodificar imágenes satelitales debido a que poseen sorprendentes capacidades visuales y analíticas.

Los soldados con autismo trabajan en unidades de inteligencia militar. / IDF
Los soldados con autismo trabajan en unidades de inteligencia militar. / IDF

Cuando los jóvenes israelíes cumplen 17 años, saben que se acerca el momento de iniciar su servicio militar. En Israel,  país con uno de los ejércitos más numerosos del mundo, cerca del 90 % de sus habitantes han prestado servicio, sin importar su condición socioeconómica o actividad laboral. A diferencia de varios países, el servicio militar en Israel es de carácter obligatorio.

No obstante, a pesar de que muchos de los jóvenes esperan con ansias el momento de enlistarse en la milicia, no todos lo logran. Como suele suceder, algunos ciudadanos no son aptos para prestar el servicio, debido a problemas médicos importantes o discapacidades físicas y mentales.

Hasta hace poco, los autistas eran parte de ese grupo, pero esa situación cambió con una nueva medida tomada por el Ejército israelí. El nuevo programa militar “Roim Rechok” (mirando al horizonte) les abrió un hueco dentro de sus filas y hoy recluta, entrena y recibe jóvenes con autismo para labores “administrativas”, muchas ligadas con servicios de inteligencia militar.

Lanzado en 2013 a raíz de una propuesta de dos jubilados del sistema de seguridad israelí, el programa recluta a personas autistas que cumplan los siguientes requisitos: ser capaces de leer, de escribir y de comunicarse sin necesitar compañía, además de tener conciencia del tiempo, poder cumplir plazos y estar exentos de realizar el servicio militar.

Después de superar el proceso de selección, los jóvenes pasan seis meses bajo prueba para poder ser aceptados como voluntarios en la "División de Inteligencia Visual", conocida como "Unidad 9900" dentro del Ejército israelí y que está dedicada a “todo lo relacionado con geografía, incluyendo mapeo, interpretación de fotografías aéreas y satelitales e investigación espacial", explica el Ejército a través de su blog.

Dentro de esta unidad hay una subunidad de soldados altamente calificados, que poseen sorprendentes capacidades visuales y analíticas. Son capaces de detectar hasta el más mínimo detalle, imposible para la mayoría de la gente. "Lo que hace único a este grupo de soldados de élite es que todos ellos están diagnosticados con autismo", resalta el blog.

Para el Ejército, la gente con autismo es muy visual y tiene la habilidad de enfocarse en detalles, algo que los hace muy eficientes en temas como la decodificación de imágenes aéreas y satelitales.

 

últimas noticias

Tres “cyborgs” en Medellín