Jugar videojuegos durante la infancia mejora la memoria

Noticias destacadas de Ciencia

Un nuevo estudio reveló que jugar videojuegos antes de los 14 años puede estimular el cerebro, a tal punto, de mejorar la memoria de trabajo en la adultez. Para la investigación utilizaron el video juego Super Mario 64 de Nintendo.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC) y publicado en la revista Frontiers in Human Neuroscience reveló que el uso de videojuegos, en edades tempranas, causa cambios estructurales y funcionales en el cerebro.

En la investigación participaron 27 personas de entre 18 y 40 años, algunas habían tenido interacción con videojuegos y otras no. Según el estudio, quienes fueron jugadores de videojuegos en la adolescencia, así hayan dejado de jugar en la adultez, mostraron desempeñarse mejor en tareas de memoria de trabajo, actividades que implican retener y manipular información para generar una respuesta.

Por otra parte, el estudio también mostró que las personas que no habían tenido interacción en edades tempranas con videojuegos no reaccionaban de mejor manera al recibir estímulos. Por el contrario, fueron más lentos que quienes sí contaban con experiencia.

(Le puede interesar: Videojuegos estimulan la creatividad en adolescentes)

Los participantes del estudio fueron evaluados en tres distintas fases: antes de entrenar con videojuegos, luego de terminar la interacción con este tipo de entretenimiento y quince días después.

Una de las pruebas realizadas a los voluntarios se hizo con estimulación magnética transcraneal, un tipo de estimulación que se aplica sobre la superficie del cráneo y genera corrientes eléctricas sobre algunas neuronas. Esto, porque los investigadores querían saber si el uso de videojuegos combinado con estas estimulaciones podrían mejorar el rendimiento cognitivo. El resultado de este experimento fue negativo.

“A pesar de no lograr los efectos deseados de la estimulación, nuestros resultados, aunque exploratorios, brindan información valiosa sobre las limitaciones de estimular cerebros sanos y los posibles efectos beneficiosos de la exposición a los videojuegos", dice el estudio.

Durante la investigación que duró un mes, se utilizó el juego “Super Mario 64” de Nintendo, un juego de aventura. Los investigadores reconocen que al existir distintos géneros de videojuegos, la forma en la que influyen en las funciones cognitivas puede variar.

Aunque resaltan una cualidad en común: la presencia de elementos que incitan a seguir jugando y una curva creciente de dificultad que provoca que la actividad sea constantemente un reto.

Comparte en redes: