Por: Columnista invitado

La Misión de Sabios y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación

Por Fanor Mondragon*

Colombia tiene este año unas condiciones excepcionales para potenciar su desarrollo basado en una economía del conocimiento. Por un lado, diferentes entidades académicas y asociaciones están haciendo propuestas sobre la estructura que deberá tener el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MinCTI), que fue creado en enero 24, 2019.  La estructura del nuevo ministerio debe estar lista en el transcurso del segundo semestre de este año. De otra parte, está la Misión de Sabios creada por el Presidente Duque, la cual igualmente deberá presentar su informe antes de finalizar el año en curso. Ambos informes deben apuntar a un propósito común que es definir políticas y mecanismos de operación y financiación a 20 o 30 años para que Colombia entre en la ruta de desarrollo acelerado y que marque el comienzo de la solución a los enormes problemas de inequidad y pobreza que hoy tenemos.

Colombia necesita generar empleo calificado y para lograrlo es necesario que las micro, pequeña, mediana y gran empresa adopten los resultados de las investigaciones científicas y tecnológicas desarrolladas en el país para generar innovación en sus productos y de esta manera ser competitivas nacional e internacionalmente.

Cuando una empresa utiliza descubrimientos innovadores para generar nuevos productos se crean nuevas demandas en el mercado y en estos casos las ganancias son grandes y duraderas en el tiempo. Este es el tipo de productos que se obtienen a partir de la investigación básica. Los productos ya existentes en el mercado se pueden mejorar por medio de la llamada innovación incremental que son desarrollos de poco riesgo que generan ganancias moderadas y la inversión que se hace en los mismos tiene poco riesgo. Estos son los productos de la investigación aplicada.

Hoy en día, Colombia tiene alrededor de 2.700.000 empresas de las cuales sólo el 0.2% son clasificadas como empresas innovadoras, o sea existen sólo unas 5.400 empresas que podrían ser competitivas en el mercado mundial, el resto de las empresas necesitan un decidido apoyo del Estado para mejorar sus procesos y productos ofreciéndoles conocimiento especializado en sus áreas específicas. Para lograrlo, el país necesita de políticas públicas, estructuras y financiación que propicien el desarrollo de las empresas utilizando tanto los descubrimientos innovadores como la innovación incremental para mejorar los productos ya existentes en el mercado. 

La Misión de Sabios, con sus ocho áreas de trabajo, nos va a indicar el norte que deberíamos seguir Colombia en muchos temas como por ejemplo a) la calidad requerida en la educación desde pre-kinder hasta la educación superior, b) mecanismos para la generación de capacidades para hacer investigación y desarrollo en diferentes campos, c) necesidades de formación de tecnólogos, profesionales y científicos en diferentes áreas. Adicionalmente, la Misión de Sabios debería impulsar un gran “Acuerdo por las Ciencias y el Desarrollo del País” basado en el conocimiento, este sería un Acuerdo de políticos, empresarios, académicos y de la sociedad civil que facilitaría la aprobación de Proyectos de Ley para blindar los acuerdos como para garantizar financiación de la ciencia, la tecnología y la innovación por asignación de mínimo 2% del PIB del Presupuesto General de la Nación.

El MinCTI será el encargado de generar las políticas para la implementación de muchas de las propuestas que salgan de la Misión de Sabios para el desarrollo de la ciencia básica, las artes y la ciencia por demanda requerida para atender las necesidades de las empresas que hoy dan empleo al 70% de los trabajadores Colombianos. 

Para lograrlo el MinCTI tendrá sólidos institutos nacionales de investigación básica y de investigación aplicada que serán financiados, inicialmente, por el Estado para proveer con conocimiento a las mipymes y la gran empresa. Este es un mecanismo pedagógico que muestre a las empresas que la ciencia, la tecnología y la innovación basada en el conocimiento desarrollado en el país es altamente beneficioso para las empresas, para el gobierno, para la academia y para la sociedad en general, en otras palabras, todos ganamos. Para desarrollar la industria del futuro, el MinCTI tendrá parques universitarios de ciencia y tecnología, que son los espacios donde confluye la empresa, el Estado y la Academia. Estos son los lugares para incubación de empresas y la creación de las spin-off. Tanto en los institutos nacionales de investigación básica y aplicada los investigadores de universidades y de empresas y los estudiantes universitarios podrán realizar pasantías de investigación y de entrenamiento.

En resumen, necesitamos que los resultados de la Mision de Sabios y la estructuración del MinCTI estén en consonancia con los requerimientos para el desarrollo futuro del país, que le permita utilizar sus recursos naturales y su amplia biodiversidad para generar conocimiento propio y de esta manera ofrecerle opciones de vida la gente joven que tengan futuros atractivos en el país. Todo esto permitirá generar ambientes propicios para la paz que tanto necesitamos.

*Miembro de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Teatro-Foro por la Paz

Pacto por Colombia: Un pacto excluyente

Asbestos: Prohibir o eliminar?

¿Todos somos humanos?