La Nasa confirma presencia de agua en la Luna

Noticias destacadas de Ciencia

Con un artículo publicado en la revista Nature Astronomy, la NASA aseguró que sí hay agua en la superficie de la Luna que está iluminada por el Sol.

La mañana de este lunes 26 de octubre la Nasa reveló una noticia que, seguramente, se convertirá en uno de los hallazgos importantes de 2020. Por primera vez, confirmó la presencia de agua en la superficie de la Luna que está iluminada por el Sol. (Lea La Nasa aterrizó un robot en un asteroide)

Como lo explica en su página web, se trata de un hallazgo que “indica que el agua puede estar distribuida por la superficie lunar” y no solo en lugares fríos y sombreados. Los resultados se publican en el último número de Nature Astronomy.

El hallazgo fue realizado gracias al Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA), un instrumento fruto de la colaboración entre la NASA y la agencia espacial alemana que en agosto de 2018 capturó datos a bordo del avión Boeing 747SP, a 13.000 metros de altura. Es el observatorio volador más grande del mundo.

SOFIA ha detectado moléculas de agua (H2O) en el cráter Clavius, uno de los cráteres más grandes visibles desde la Tierra (de unos 200 kilómetros de diámetro), ubicado cerca del polo sur de la Luna, dice la NASA. “Los datos de esta ubicación revelan agua en concentraciones de 100 a 412 partes por millón, aproximadamente equivalente a una botella de agua de 12 onzas, atrapada en un metro cúbico de suelo esparcido por la superficie lunar”.

Para entender estas cifras, la Nasa usa esta analogía: el desierto del Sahara, en comparación, tiene 100 veces la cantidad de agua que SOFIA detectó en el suelo lunar. Sin embargo, apunta, es un descubrimiento que plantea nuevas preguntas sobre cómo se crea el agua en la superficie del satélite y persiste sin presencia de aire.

“Teníamos indicios de que el H2O, el agua que conocemos, podría estar presente en el lado iluminado por el sol de la Luna”, dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en la Dirección de Misiones Científicas en la Sede de la NASA en Washington. “Ahora sabemos que está ahí. Este descubrimiento desafía nuestra comprensión de la superficie lunar y plantea preguntas intrigantes sobre los recursos relevantes para la exploración del espacio profundo”.

¿Quiere decir esto que se trata de agua a la que se puede acceder como recurso? No. Como lo cuenta la NASA, aún hace falta determinar si eso es algo posible de lograr de manera sencilla. Es una pregunta que se resolverá con el tiempo. El programa Artemis, que llevará a la primera mujer a la Luna en 2024, será uno de los caminos para contestar ese y otros interrogantes que plantea este nuevo descubrimiento.

Según dijo Casey Honniball, la autora principal del artículo que fue publicado hoy, “antes de las observaciones de SOFIA, sabíamos que había algún tipo de hidratación, pero no sabíamos cuánta”. Tampoco era claro si eran moléculas de agua si es que había alguna, eran realmente moléculas de agua como las que beben los humanos en la Tierra.

De acuerdo con el estudio, el agua encontrada no está en grandes superficies de hielo. Se encuentra en depósitos pequeños atrapados en cristales producidos, posiblemente, por pequeños impactos de asteroides. También puede estar en depósitos en el interior de la tierra. Otra de las hipótesis que baraja la agencia espacial para explicar la presencia de agua es que fue creada por la interacción de partículas energéticas expulsadas del Sol.

“Era, de hecho, la primera vez que SOFIA miraba la Luna, y ni siquiera estábamos completamente seguros de si obtendríamos datos confiables, pero las preguntas sobre el agua de la Luna nos obligaron a intentarlo”, dijo Naseem Rangwala, el proyecto de SOFIA. científico del Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley, California. “Es increíble que este descubrimiento surgiera de lo que era esencialmente una prueba, y ahora que sabemos que podemos hacer esto; estamos planeando más vuelos para hacer más observaciones”.

“Los resultados de SOFIA se basan en años de investigaciones previas que examinan la presencia de agua en la Luna. Cuando los astronautas del Apolo regresaron por primera vez de la Luna en 1969, se pensó que estaba completamente seca. Misiones orbitales durante los últimos 20 años, como el satélite de observación y detección de cráteres lunares de la NASA , confirmaron hielo en cráteres permanentemente sombreados alrededor de los polos de la Luna. Mientras tanto, varias naves espaciales , incluida la misión Cassini y la misión del cometa Deep Impact, así como la misión Chandrayaan-1 de la Organización de Investigación Espacial de la India, y la instalación del telescopio infrarrojo terrestre de la NASA, observaron ampliamente a través de la superficie lunar y encontraron evidencia de hidratación en regiones más soleadas. Sin embargo, esas misiones no pudieron distinguir definitivamente la forma en que estaba presente, ya sea H2O u OH”, apunta la NASA.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

LunaNasaAgua en la Luna