La Unesco alerta del uso imprudente de la edición genética

La organización recordó la necesidad de demorar este tipo de prácticas hasta que se pruebe su seguridad y eficacia. Además, instó a los estados a aplicar medidas que garanticen la moral de los estudios.

La Unesco le recordó a investigadores, instituciones y gobiernos la necesidad de respetar los principios y procesos reconocidos en materia de investigación. Unesco

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) alertó del uso imprudente de la edición genética, tras la supuesta manipulación genética de embriones humanos realizada por el científico chino He Jiankui, y recordó la necesidad de demorar este tipo de prácticas hasta que se pruebe su seguridad y eficacia. (Lea: China exige suspender actividades de científicos implicados en caso de bebés modificados genéticamente)

"Si la evolución de las técnicas de edición del genoma representa un progreso científico prometedor y potencialmente beneficioso para la humanidad, la Unesco recuerda a los gobiernos y a la comunidad científica los principios éticos de la Declaración Universal sobre el genoma humano y los derechos humanos de 1997", apuntó la organización en un comunicado.

Además, esta comunidad reclamó prudencia, puesto que estas modificaciones genéticas "se transmitirán a las generaciones futuras". Una incertidumbre que llevó en 2015 a su Comité Internacional Bioético a pedir una moratoria en la aplicación a humanos de estas prácticas.

"De acuerdo con estas recomendaciones, la Unesco desea recordar a investigadores, instituciones y gobiernos la necesidad de respetar los principios y procesos universalmente reconocidos en materia de investigación", defendió. (Puede leer: “Bebés a la carta” en China provocan debate mundial)

La institución instó a los estados a aplicar medidas que garanticen la moral de los estudios, dentro del respeto a la dignidad y los derechos humanos, y a continuar el diálogo internacional sobre las implicaciones éticas de la revisión de genoma "para el individuo, la sociedad y la humanidad".

La polémica surgió este lunes, luego de que el científico chino He Jiankuigenetista formado en la universidad estadounidense de Stanford, explicara que había logrado eliminar el gen CCR5 para evitar que las gemelas nacieran con el virus del VIH del que es portador su padre. 

Las gemelas Lulu y Nana habrían nacido hace unas semanas tras una fecundación in vitro a partir de embriones modificados antes de su implantación en el útero de la madre. Este miércoles, Jiankui justificó su experimento pese a las dudas que ha generado entre la comunidad científica. Durante su intervención en la Universidad de Hong Kong, se mostró orgulloso por el uso de esta técnica de edición genética. (Puede leer: China abre investigación sobre bebés genéticamente modificados)

Más de 100 científicos chinos lamentaron en un comunicado este hecho y lo catalogaron como "una locura, que supone un gran golpe para la reputación mundial y el desarrollo de la investigación biomédica en China".