La vaca del futuro que podría resistir al calor extremo

Un híbrido entre Angus y Brahman sería la vaca del futuro cuyo sistema de regulación de temperatura corporal permitiría su adaptación a las temperaturas extremas ocasionadas por el cambio climático.

La meta del equipo investigador es crear una nueva vaca que sea resistente al calor y además, produzca carne de calidad excepcional.Pixabay

La mayor parte del ganado del mundo -poco más de la mitad, para ser más exactos- vive en lugares donde la temperatura y la humedad son altas. Pero el cambio climático promete volver aún más calientes estas zonas, un escenario que, posiblemente, afectará la producción de carne del mundo.

Por esta razón, el gobierno de Estados Unidos le otorgó una beca de US$73.000 a investigadores del departamento de Ciencias Animales de la Universidad de California, para que desarrollen una nueva raza de vaca resistente a estas variaciones extremas en el clima mundial.

Raluca Mateescu, profesor asociado al estudio, explica que la idea es crear un híbrido entre Angus y Brahman, dos especies que producen carne de ata calidad pero que son sumamente sensibles al calor. “La beca nos permite buscar los segmentos de ADN de cada especie para identificar qué región de él es importante para regular la temperatura corporal”, explicó Mateescu.

El profesor también explicó que el estrés por calor es uno de los principales limitantes para la producción de proteína animal en la actualidad, pues afecta de forma negativa la salud del ganado en climas subtropicales y tropicales.

De acuerdo con una investigación hecha en 2016 por el Instituto de Investigación de la Industria Lechera, ubicado en Karnal (India), el estrés por calor afecta los hábitos reproductivos del ganado, pues aquellos animales que habían tenido sus crías en verano, quedaban infértiles por un periodo de tiempo más prolongado. 

Las altas temperaturas han sido relacionadas con una baja fertilidad por su impacto en la maduración del ovocito y el desarrollo temprano del embrión”, explicó el paper indio publicado en Veterinarian World

Otra investigación, desarrollada por la Asociación Americana de Lácteos en 2003, mostró que una alta humedad relativa en el ambiente compromete la capacidad de las vacas lecheras de disipar el calor corporal -a través del sudor y la saliva- y por esta razón, aumenta su temperatura corporal. Esto genera que la vaca se alimente menos, con lo que se disminuye el rendimiento lácteo de los animales. 

La meta del proyecto que por ahora durará tres años no se limita a conocer las variantes del genoma que se encarga de regular la tolerancia al calor de las especies elegidas, sino usar este conocimiento para “desarrollar herramientas en el ADN del nuevo animal que permita al ganado tener una mayor tolerancia al calor” y, además, producir carne de alta calidad. 

Esta posibilidad existe no solo gracias a la precisión con la que la tecnología permite “desmenuzar” el ADN y las variantes genéticas que contiene, sino también gracias a la regulación y maduración de las tecnologías que permiten editar genes, como el CRISPR/Cas. 

“Esto significa que los genes de la termoátolerancia pueden ser introducidos rápidamente en razas sensibles al calor como los Angus, Simmental y Hostein para que los productores puedan seguir cruzan distintas lineas de ganado para aumentar la producción, sin que se vean afectados por el calor extremo”, explicó Mateescu.

 

últimas noticias

¿Somos mejores recordando nombres o caras?

El “sol artificial” de China no es único