Las invaluables colecciones que devoró el incendio del Museo Nacional de Brasil

La mayor colección de arqueología clásica de América Latina y el fósil humano más antiguo de la región son algunas de las pérdidas que dejaron las llamas.

El museo tenía unos 200 años de antigüedad. EFE/Marcelo Sayão.

"Hoy es un día trágico para Brasil. Se han perdido doscientos años de trabajo, de investigación y conocimiento”. Con esas palabras el presidente Micher Temer lamentó el incendio que devoró el Museo Nacional de Brasil, en Río de Janeiro, el 2 de septiembre. Se trataba de una construcción que albergaba más de 20 millones de objetos de diferentes períodos históricos, recopilados a lo largo de 200 años. (Vea las fotos del incendio del Museo Nacional de Brasil)

Entre las pérdidas, como lo han reportado medio brasileros, había invaluables colecciones y artículos. Había desde huesos de dinosaurios hasta una de las mayores colecciones de arqueología clásica de América Latina. También una de las más grandes bibliotecas científicas de Brasil. (Lea Descubren tres nuevas especies de primates extintos hace 40 millones de años)

"La pérdida del acervo del Museo Nacional es incalculable para Brasil. Se perdieron 200 años de trabajo, investigación y conocimiento", replicó Temer en Twitter.

Estas son algunas de las principales pérdidas que dejó el voraz incendio.

El fósil humano más antiguo de América Latina

Una de las joyas que se perdieron con las llamas fue el fósil de Luzia, una mujer encontrada en 1975 y que era, hasta el momento, el más antiguo encontrado en América Latina. El esqueleto tenía 11.500 años de antigüedad y había sido hallado en Minas Gerais. Era una pieza clave que dio pistas sobre el origen del hombre americano.

La mayor colección de arqueología egipcia de la región

Una de las principales colecciones del Museo Nacional erala colección arqueológica egipcia. Era la más grande y la más antigua de América Latina. Tenía 700 piezas. Muchas de ellas habían ingresado a Brasil las primeras décadas del siglo XIX. Momias humanas y animales y artesanías hacían parte de este conjunto de artículos.

Un gigantesco meteorito

Bendegó. Ese fue el nombre con el que bautizaron al meteorito más grande encontrado en suelo brasilero. Fue encontrado en 1784 en Bahía y pesaba 5.260 kilogramos. Como es de hierro, posiblemente sea uno de los objetos que no resulten quemados.

Una gran colección paleontológica

Alrededor de 56 mil ejemplares recopilados por muchas décadas y divididos en paleobotánica, paleoinvertebrados y paleovertebrados, se perdieron con el incendio del 2 de septiembre. Era una de las colecciones de este tipo más robustas de América Latina.

Una gran colección de arqueología de las civilizaciones griega y romana

Unas 750 piezas de las civilizaciones griega, romana y etrusca también se perdieron en el incendio en Río de Janeiro. Era la mayor de América Latina.