El impacto humanitario del uso de minas y artefactos explosivos

hace 1 hora

Las pérdidas más sentidas de la ciencia en 2018

Durante este año fallecieron importantes divulgadores y científicos. El físico Stephen Hawking y el ganador del Premio Nobel Leon Max Lederman fueron algunas de las personalidades que murieron.

Wikimedia - Creative commons

El 2018 fue un año sorprendente para la ciencia: nos trajo inspiración, sorpresa e, incluso, tras conocerse la posible edición genética en embriones, algo de cautela. Pero también nos dejó sentidas pérdidas. Destacados divulgadores, científicos que ganaron el Premio Nobel y memorables figuras como la de Stephen Hawking, son algunas de las personas que fallecieron en estos últimos meses.

Esta es una breve recopilación de las pérdidas que nos dejó el 2018.

Stephen Hawking 

 
 

Fuente: Nasa

El 14 de marzo, el mundo y la comunidad científica recibieron una noticia que, no por esperada, impactó menos: el renombrado y querido físico Stephen Hawking había fallecido a los 76 años en su hogar de Cambrdge.

A Hawking se le diagnosticó una enfermedad motoneuronal (relacionada con la esclerosis lateral amiotrófica, ELA) en 1963, cuando tenía solo 21 años. Los médicos le dieron solo dos años más de vida entonces. Pero Hawking tuvo una enfermedad que progresaba más lentamente de lo habitual y sobrevivió por más de medio siglo. Esto fue lo suficiente como para que su enfermedad lo definiera y lo convirtiera en un símbolo.

Sin embargo, sería injusto recordarlo solo por su condición. Hawking tuvo un PhD en matemáticas aplicadas y física teórica, especializada en relatividad general y cosmología. Además, describió su teoría que indicaba que los agujeros negros emiten la “radiación Hawking”, escribió varios libros de divulgación científica y su historia inspiró la película “La Teoría del Todo”.

David Goodall 

 
 

Fuente: AFP

El 10 de mayo se confirmó que el ecologista David Goodall había fallecido mediante un suicidio asistido en Suiza. Días antes, el científico australiano de 104 años había hecho público su deseo de acabar con su vida mediante la eutanasia.

Goodall fue un botanista influyente en el desarrollo temprano de métodos estadísticos en comunidades vegetales. Además, trabajó como investigador y profesor en Inglaterra, Australia, Ghana y los Estados Unidos. Fue editor en jefe de la serie de libros de 30 volúmenes Ecosystems of the World, y autor de más de 100 publicaciones.

Leon Max Lederman

 
 

Fuente: Wikimedia - creative commons

El Dr. Leon Max Lederman, profesor universitario y ganador del Nobel de Física el 1988 falleció el 3 de octubre. El profesor Lederman, hijo de inmigrantes judíos que escaparon de Rusia y que tuvo un origen humilde, fue una leyenda en el mundo de la física de partículas y fue más conocido tal vez más por acuñar la frase "La partícula de Dios", en su libro del mismo nombre.

Charles Kao 

 
 

Fuente: Universidad de Princenton

El premio Nobel de Física en 2009, Charles Kuen Kao falleció a los 84 años el 25 de setiembre en Hong Kong. Sus investigaciones sobre fibra óptica en la década de 1960 revolucionaron su campo de estudio y ayudaron a sentar las bases técnicas para la era de la información.

Kao recibió la mitad del Premio Nobel de Física 2009; la otra mitad se dividió entre Willard S. Boyle y George E. Smith, ambos afiliados a Bell Laboratories en ese momento. Habían inventado un sensor semiconductor conocido como el dispositivo de carga acoplada, el dispositivo detrás de fotos digitales y películas. 

Emilio Yunis 

 
 

Fuente: El Espectador

Latinoamérica también sufrió la pérdida de una de sus mentes más brillantes. El viernes 23 de marzo falleció en Bogotá de un paro cardiorrespiratorio el científico colombiano Emilio Yunis, considerado uno de los padres de la genética en el país. Yunis obtuvo una larga lista de resultados que le permitieron formarse un nombre en la ciencia mundial.

Yunis creó la Maestría en Genética de la U. Nacional. También el primer Instituto de Genética en esa misma universidad. Fue pionero en los estudios de maternidad y en varias ramas de la genética: desde la genética humana y médica hasta la citogenética, genética forense y molecular.

Paul Allen 

 
 

Fuente: AFP

Paul Allen no fue un científico, pero sus aportes ayudaron a formar la sociedad tal y como la conocemos actualmente. Además de haber fundado Microsoft junto a Bill Gates, Allen donó gran parte de su fortuna a la investigación científica: financió el Allen Institute for Brain Science, el Allen Institute for Cell Science, el Allen Telescope Array y el Allen Institute for Artificial Intelligence. Falleció de cáncer el 15 octubre a los 65 años de edad. 

Koko 

 
 

Fuente: Gorilla Foundation

El último miembro de esta lista no es científico, por último… ni siquiera es humano; sin embargo su inteligencia realizó valiosos aportes a la ciencia y expandió nuestro conocimiento sobre los animales. Hablamos de Koko, la gorila que se hizo conocida por su impresionante dominio del lenguaje de señas. Koko falleció el 20 de junio mientras dormía.   

La famosa primate, además de haber sido la principal embajadora de su especie en peligro de extinción, se ha convertido en un “ícono de comunicación y empatía entre especies”, dijo  la Gorilla Foundation. "La capacidad de Koko por el lenguaje y su empatía abrió la mente y el corazón de millones de personas", añadió.

*Este artículo fue publicado originalmente en N+1, ciencia que suma.

831735

2018-12-30T16:14:15-05:00

article

2018-12-30T16:16:40-05:00

ssilva_250624

none

Víctor Roman - Agencia N+1

Ciencia

Las pérdidas más sentidas de la ciencia en 2018

49

8195

8244