Los anillos de Saturno desaparecerán en 100.000 años

La Nasa confirmó que el planeta ya los empezó a perder. Como se trata de partículas de hielo que están en un perfecto equilibrio, con el tiempo, la gravedad de Saturno los colapsará.

Anillos de Saturno capturados por Cassini el 22 de agosto de 2009. NASA

La Nasa ya lo confirmó: Saturno empezó a perder sus icónicos anillos y lo está haciendo de manera rápida. Tanto, que estos podrían desaparecer dentro de 100.000 años, arrastrados por la gravedad del mismo planeta. 

Según informa el periódico ABC de España, la forma en la que están desapareciendo los anillos es una especie de “lluvia de anillos”, ya que la gravedad de Saturno los empezará a arrastras como partículas de hielo. “Esta 'lluvia de anillos' lleva una cantidad de agua que podría llenar una piscina de tamaño olímpico en media hora», aseguró  James O'Donoghue, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, en Estados Unidos. (Lea también: Los sorprendentes datos que reveló la sonda Cassini sobre Saturno antes de desintegrarse)

La desaparición de los anillos de Saturno no es algo del todo nuevo. Tanto Voyager 1 como Voyager 2, los únicos dos objetos que han salido del Sistema Solar habían predicho que esto sucedería. Dentro de las estimaciones que realizaron de cuánto podrían tardar los anillos en desaparecer, todo indica que los anillos de Saturno estarían desmoronándose lo más rápido posible.

“Solo con esto, todo el sistema de anillos desaparecería en 300 millones de años, pero resulta que el material que cae en el ecuador del planeta es aún mayor, según datos de la sonda Cassini, por lo que los científicos creen, en efecto, que a los anillos les quedan menos de 100 millones de años”, explica ABC. Un tiempo terriblemente corto si se tiene en cuenta que Saturno tiene más de 4.000 millones de años. (Le sugerimos: Los anillos de Saturno 'riegan' con orgánicos la atmósfera del planeta)

Los anillos de Saturno son, en realidad, partículas de hielo que van desde polvo microscópico hasta “cubos” de varios metros de ancho. Se mantienen en ese perfecto equilibrio, rodeando al planeta, gracias a las diversas fuerzas que los atraen: mientras la gravedad del planeta las atrae hacía a este, la velocidad a la que orbita intenta expulsarlas. (Lea: Así suena Saturno según la Nasa)

Ahora, otro efecto al que están sometidos estos anillos, y que fue recientemente descubierto por los científicos es el que tiene la luna Encélado. Hacia el hemisferio sur del planeta, el campo magnético de Saturno se cruza con la órbita de Encélado, una luna que “está disparando géiseres de hielo de agua al espacio, lo que indica que algunas de esas partículas también están lloviendo sobre Saturno”, explica ABS. Los científicos, entonces, intentan averiguar cómo esta lluvia también afecta a los anillos.