Los chimpancés también pueden sufrir de por vida si quedan huérfanos

Noticias destacadas de Ciencia

Según un nuevo estudio, los chimpancés machos que pierden a su madre en una etapa temprana de la vida son menos competitivos y tienen menos descendencia que los hijos que continúan viviendo con sus madres.

Investigadores de la Max Planck Society publicaron un nuevo estudio en el que observaron tres comunidades de chimpancés del Parque Nacional Tai, en Costa del Marfil. Mantuvieron registros demográficos completos y recolectaron muestras fecales para realizar pruebas de paternidad en todos los miembros nuevos de la comunidad, hasta en los últimos 30 años.

“Cuando estudiamos a nuestros parientes vivos más cercanos, como los chimpancés, podemos aprender sobre los antiguos factores ambientales que nos hicieron humanos. Nuestro estudio muestra que la presencia y el apoyo de una madre durante la infancia también fue probablemente un rasgo en común que los humanos compartieron con los chimpancés hace seis a ocho millones de años. Es probable que este rasgo haya sido fundamental en la configuración tanto de los chimpancés como de la evolución humana”, declaró la autora principal, Catherine Crockford.

Lea: “Humanos y chimpancés somos casi la misma criatura”

Las principales teorías de la evolución humana sostienen que el hecho de que los padres sigan proporcionando alimento a sus hijos hasta que hayan crecido ha permitido que nuestra especie tenga el cerebro más grande de todas las especies del planeta en relación con el tamaño de nuestro cuerpo. Los cerebros son tejidos costosos y crecen lentamente, lo que lleva a una infancia prolongada.

El cuidado parental continuo durante la niñez prolongada les da a los hijos tiempo para aprender las habilidades que necesitan para sobrevivir en la edad adulta. Las infancias tan largas son raras en los animales, solo igualadas por otros grandes simios, como los chimpancés.

Los chimpancés pueden tener una infancia prolongada, pero las madres rara vez les proporcionan alimentos directamente después de las edades de cuatro a cinco años cuando son destetados. La mayoría de las madres dejan que sus crías se alimenten por sí mismas. Entonces, ¿qué proporcionan las madres chimpancés a sus hijos que les da una ventaja competitiva sobre los hijos huérfanos? Aún no sabemos la respuesta, pero los científicos tienen algunas ideas.

Le puede interesar: ¿Quién dijo que los humanos inventamos el baile si los chimpancés también lo hacen?

“Una idea es que las madres sepan dónde encontrar los mejores alimentos y cómo utilizar herramientas para extraer alimentos escondidos y muy nutritivos, como insectos, miel y nueces”, señala Crockford.

La descendencia aprende gradualmente estas habilidades durante la infancia y la adolescencia. Podemos especular que una de las razones por las que la descendencia continúa viajando y alimentándose cerca de sus madres todos los días hasta que son adolescentes, es que observar a sus madres les ayuda a aprender”. La adquisición de habilidades que les permitan comer alimentos más nutritivos puede ser la razón por la que los grandes simios pueden permitirse cerebros mucho más grandes en relación con el de otros primates.

“Otra idea es que las madres transmitan habilidades sociales”, Roman Wittig, último autor del estudio y director del Proyecto Chimpancé Tai, agrega. “De nuevo, un poco como los humanos, los chimpancés viven en un mundo social complejo de alianzas y competencia. Es posible que aprendan observando a sus madres cuándo construir alianzas y cuándo luchar”.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

HumanosHuerfanosChimpancés