Los científicos que defienden los datos de deforestación en Brasil

El presidente Jair Bolsonaro dijo que los datos de deforestación publicados por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil eran una "mentira". Dos cartas publicadas por prominentes científicos de Brasil, Austria y Colombia en la revisa Science lo confrontan.

Científicos hicieron un mapa procesando ellos mismos los datos satelitales que usó el INPE. La conclusión fue que el instituto científico dijo la verdad y que incluso, la deforestación podría ser peor de lo reportado.IIASA

A mediados de este mes, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, puso en duda la credibilidad del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales del Brasil, una vez reveló que la deforestación había aumentado un 83% durante su corto periodo como presidente (ocho meses). En un desayuno con periodistas, sugirió que Ricardo Galvão, entonces director de la entidad científica, estaba "al servicio de algunas ONG: "Con toda la devastación que nos acusas de hacer y haber hecho en el pasado, el Amazonas ya se extinguiría ", dijo. Días después, lo retiró de su cargo. 

Bolsonaro ha puesto en duda la detrás de los datos sobre deforestación que publicó en INPE (y la ciencia brasilera, en otras ocasiones). Aunque él no pudo probar porqué la ciencia que acusaba de mentirosa estaba mal, varios científicos se dieron a la tarea de probar porqué la ciencia tras los datos de deforestación está bien hecha. En dos cartas publicadas en la revista Science, científicos de la talla de Carlos Nobre (quién advirtió que si la deforestación alcanzaba el 20% de la Amazonía, llegaría a un "punto de no retorno") y Germán Poveda (profesor de la Universidad Nacional, sede Medellín, y parte de los investigadores de los Reportes 3, 4 y 5 del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC)) se dieron a la tarea de corroborar los datos. 

La primera carta se titula "Además de negar la ciencia, las políticas del Sr. Bolsonaro amenazan los servicios de los ecosistemas en la Amazonía y el desarrollo sostenible de América del Sur" y está firmada por Germán Poveda, Carlos Nobre, y Jhan Carlo Espinoza, investigador de Institut de Recherche Pour le Développement (IRD), en Francia. Advierte sobre las consecuencias de las políticas de Brasil:

"Además de ignorar la abrumadora evidencia científica, las políticas de Bolsonaro amenazan seriamente la provisión de servicios ecosistémicos fundamentales en la cuenca del río Amazonas (ARB), incluido el suministro de agua, y el desarrollo sostenible de América del Sur más allá de Brasil, incluidos otros países amazónicos ( Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Bolivia, Guyana y Surinam) y el sureste de Sudamérica.

Desde que el Sr. Bolsonaro asumió el cargo, la deforestación en el ARB se disparó a tasas más altas que las estimaciones oficiales principalmente debido a la desregulación (detener las inspecciones de deforestación y multas a los deforestadores). La deforestación se asocia con graves impactos observados y pronosticados en el funcionamiento ambiental de uno de los puntos de inflexión del sistema de la Tierra, que incluyen: extinción a gran escala de los bosques lluviosos, su cambio hacia sabanas debido a la disminución de la precipitación, su componente reciclado y el transporte de humedad por los vientos dentro y fuera del ARB reduciendo drásticamente los servicios ecosistémicos de importancia planetaria (secuestro de carbono, regulación hidrológica, enfriamiento evaporativo, oxígeno atmosférico y biodiversidad);  alterar los mecanismos hidroclimáticos y biogeoquímicos del sistema Andes-Amazonas, disminuir el transporte de vapor de agua a los Andes y los glaciares tropicales, ya retrocediendo por el calentamiento global.

Por lo tanto, amenaza el suministro de agua para las principales ciudades (Bogotá, Lima, Quito y La Paz), y cientos de pueblos andinos por disminución de la precipitación andina (70-80%) (15); afecta los flujos de las corrientes y el transporte de sedimentos y nutrientes desde los Andes hacia las zonas bajas de la ARB, cambiar el ARB de un estado regulado a uno no regulado que intensifica la severidad de las inundaciones y sequías, perturba la dinámica ecológica de páramos, yungas, punas y bosques (nubosos, montanos y húmedos), amenaza el suministro de agua y afectar la calidad del aire en Bolivia, el norte de Argentina, Paraguay, el sur de Brasil y Uruguay, dados los patrones de circulación atmosférica prevalecientes. 

Por último, pero no menos importante, las políticas del Sr. Bolsonaro están en clara contradicción con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas". 

La segunda carta es una confirmación independiente de la rápida deforestación de Brasil en 2019, y está firmada por  siete científicos del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA): Steffen Fritz, Olha Danylo, Victor Maus, Linda See, Florian Hofhansl, Ian McCallum y Michael Obersteiner. Se titula "El presidente de Brasil ataca los datos sobre deforestación", Los científicos procesaron los datos con los que trabajó el INPE y demostraron que incluso las cifras de deforestación podrían estar subestimadas: 

"En el pasado, Brasil ha logrado avances positivos en la reducción de la tasa de deforestación en la Amazonía, alcanzando un mínimo histórico en 2012. Aunque el debilitamiento posterior del Código Forestal de Brasil provocó un aumento de la deforestación después de 2012, un aumento mucho más alarmante fue informado en julio de 2019 por INPE, el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil, basado en su sistema de alerta de deforestación DETER. En comparación con años anteriores, hubo un fuerte aumento de la deforestación a partir del mes de mayo con un 50% más de deforestación en 2019 (del 1 de enero al 24 de julio de 2019) en comparación con el mismo período en 2018. Este aumento ha sido cuestionado por el nuevo brasileño. gobierno incluyendo llamar a estos números "una mentira".

Investigamos las áreas de alerta proporcionadas por el sistema DETER utilizando los satélites Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea, corroborando los niveles y el rápido aumento de la deforestación resaltada por el INPE. DETER actualmente utiliza una combinación del sensor WFI del CBERS-4 (Satélite de Recursos de la Tierra China-Brasil 4) y AwiFS del IRS (Satélite de Teledetección de la India) para proporcionar alertas de deforestación casi en tiempo real. Descargamos las alertas de mayo a julio de 2018 y 2019 del sitio web del INPE (http://terrabrasilis.dpi.inpe.br/en) e importamos esas alertas que se refieren específicamente a la deforestación en Google Earth Engine.

Confirmamos las alertas del área de deforestación proporcionadas por el sistema DETER tanto en niveles como en tendencias. Comparamos las áreas de las alertas DETER con el área confirmada por las imágenes de Sentinel-2 dentro de las zonas de alerta proporcionadas por el sistema DETER. Tenga en cuenta que estos umbrales no son totalmente compatibles con los utilizados por el sistema de alerta de deforestación DETER y, por lo tanto, podrían conducir a una subestimación sistemática de las áreas deforestadas. También comparamos las tendencias en el área deforestada en función de las áreas informadas por el sistema DETER y las calculadas aquí. 

(En la primera parte): Mostramos las áreas calculadas a partir de las alertas DETER descargadas del sitio web de INPE, que están cerca de las cifras de área publicadas oficialmente por INPE (2019). La subestimación sistemática y bastante consistente puede explicarse por el hecho de que hemos adoptado umbrales conservadores para aumentar la confianza en las alertas de deforestación confirmadas. Las áreas de deforestación confirmadas por Sentinel-2 muestran una tendencia creciente en julio de 2019, pero también una tasa de confirmación de alerta constantemente alta de más del 70% y 80% en función de los umbrales de 3 ha y 1.5 ha, respectivamente. Esto último podría indicar que una mayor parte de las alertas de deforestación fueron mayores a 1.5 ha en julio de 2019 (...)".

La segunda carta continúa. Puede leer ambas (en inglés) aquí. 

*Infoamazonia es una alianza periodística entre Amazon Conservation Team, Dejusticia y El Espectador.

Le puede interesar: "El Amazonas se quema y todos tenemos la culpa"

878150

2019-08-27T19:41:24-05:00

article

2019-08-27T20:05:40-05:00

hcalle_250705

none

InfoAmazonia*

Ciencia

Los científicos que defienden los datos de deforestación en Brasil

68

8733

8801