Los cinco proyectos científicos que podrían cambiar el mundo

Como lo hace todos los años, el Royal Society de Londres seleccionó las iniciativas que lograrían cambios revolucionarios. Entre ellas está un programa para capturar los desechos del espacio y otro para implementar el uso de rayos X en 4D

Ilustración del artefacto para capturar la basura del espacio. / ESA

Todos los años el Royal Society, instituto de ciencia británico, selecciona una serie de iniciativas que a su parecer podrían ser revolucionarias y solucionarían algunos de los desafíos de la humanidad. Aunque su lista es más extensa, estos son algunos de los elegidos.

Rayos X en 4D

Mirar a través de las cosas y los cuerpos siempre ha sido uno de los sueños del ser humano. Sueño que se ha logrado a medias gracias a inventos como los rayos X que hoy funcionan en todos los aeropuertos del mundo.

Sin embargo, lo que propone el sincrotón es ver mucho más allá y con más detenimiento. A través de unos rayos de luz 10 mil millones de veces más brillantes que los del Sol, esta especie de microscopio gigante busca revelar la estructura interna de los materiales en tres dimensiones. De manera que, sin necesidad de quebrar un objeto, se puede saber su composición con precisión.

Además, lo que se analice ene se artefacto puede reproducirse en 4D. Es decir, se pueden recrear las condiciones de un objeto y someterlo a transformaciones. Eso ayudaría a entender su comportamiento.

Las aplicaciones de sincrotón pueden ser variadas: desde permitir la observación de un cartílago afectado por la artritis hasta lograr el mejoramiento de las baterías de litio.

Una gran malla para capturar la basura cósmica

Desde que comenzó la carrera espacial de la humanidad la órbita de la Tierra ha quedado llena de desechos. Cientos de objetos que suman unas siete mil toneladas de basura espacial suelen amenazar los nuevos lanzamientos que se hacen desde la Tierra, como satélites claves para nuestra comunicación.

Por eso, el próximo año se pondrá en marcha la misión Remove Debris (retirar basura), antes de que haya una verdadera catástrofe. Parecida a una enorme red de pesca, este artefacto, impulsado por una nave, busca atrapar esos desechos y devolverlos a la Tierra. La idea es que se quemen con el calor con se encontrarán al entrar a la atmósfera.

“Tendremos 10 o 20 años antes de que problemas serios empiecen a suceder", dijo a la cadena BBC, Jason Forshaw, del proyecto RemoveDebris en el Surrey Space Centre.

Telarañas para humanos

Uno de los elementos fabricados por animales de los que más puede aprender el hombre es la telaraña. Su resistencia podría ser la clave para la fabricación de materiales más biocompatibles y sustentables.

Varios grupos de investigación se han enfocado en su estudio y en la manera en que pueden favorecer a la humanidad. La Universidad de Oxford, por ejemplo, tiene un grupo de Telaraña. ¿Cuál es la razón de tal interés? Pocos materiales tienen la capacidad que tienen las telarañas para absorber la energía. Además, combinada con otros materiales podría ser mucho más eficiente que varios materiales. El plástico es uno de ellos.

Otro de los puntos a favor es que las telarañas también pueden llegar a ser compatibles con el cuerpo humano, de manera que podrían convertirse en un elemento clave a la hora de, por ejemplo, reconstruir un cartílago.

Entender los mosquitos de la malaria

“Diarios de mosquitos”. Ese es el nombre del proyecto que busca comprender mejor a uno de los insectos que más ha desvelado a la humanidad: el anopheles, responsable de la trasmisión de la malaria.

La resistencia que ha desarrollado este mosquito a los insecticidas tiene preocupados a los científicos. Por eso, la  Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, como parte de esa iniciativa, está tratando de captar la manera en que vuelan en torno a los mosquiteros.

La idea, como le contó a BBC Josie Parker, investigadora de ese grupo, es usar cámaras infrarrojas y filmar sus movimientos a gran escala. Así pueden saber por cuánto tiempo se posan sobre esa malla con insecticida y aclaran qué cambios deben hacerse en ella para que sea más afectiva. El propçosito es prevenir la muerte miles de personas.

Huesos artificiales

Que el hueso sea el segundo tejido más trasplantado en el mundo ha obligado a la ciencia a buscar alternativas para satisfacer esa demanda. Una de las más revolucionarias es una inciativa desarrollada por investigadores escoceses con la que buscan crear una suerte de huesos artificiales sin que haya químicos, proteínas o fármacos de por medio.

La técnica, llamada “nanopatadas”, consiste en tomar células madre de la médula ósea para luego estimularlas a alta frecuencia (unas miles de “patadas” por segundo) para que se conviertan en células productoras de hueso.

La idea es imitar la biología del mismo hueso y garantizar que el cuerpo no lo rechace una vez sea implantado. De lograrlo, se podrían sanar fracturas sin necesidad de una intervención quirúrgica. Los cálculos indican que en una década ya podrían estar disponibles este tipo de terapias.

Temas relacionados