Los genios científicos que nos dejaron en 2017

La primera mujer en ganar el "Nobel" de matemáticas, el abuelo del internet y el último hombre que pisó la luna en 1972 son solo unos cuantos de las figuras de la ciencia que fallecieron en este 2017.

Cuatro de los personajes científicos fallecidos en 2017. De izquierda a derecha: Eugene Cernan, Linda Nochlin, Jean Sammet y Zygmunt Bauman.Wikipedia y Mount Holyoke

“¿Por qué debería preocuparme de la muerte? ¡No va a suceder mientras viva!”. El matemático Raymond Smullyan bromeaba así sobre el fin de la vida. Smullyan es uno de los científicos fallecidos este año que está a punto de terminar. ¿Quiénes son estas personas y cuál fue su legado para todos nosotros?

Raymond Smullyan y sus acertijos lógicos

(25 de mayo de 1919 – 6 de febrero de 2017)

 

Smullyan_3

Raymond M. Smullyan. / Wikipedia

Gran parte de la formación matemática del estadounidense Raymond Smullyan la recibió de forma autodidacta. Tras su paso intermitente por varias universidades, consiguió licenciarse en matemáticas con 36 años. Hasta entonces, trabajó como mago y profesor de música para ganarse la vida.

Era genuina su larga melena blanca y su barba que lo asemejaban al más famoso de los magos, Gandalf, de El señor de los anillos. La pasión que tuvo por los trucos y la lógica la plasmó en sus famosos acertijos lógicos, que publicó siendo ya profesor de la Universidad de Nueva York (EEUU).

Jean E. Sammet, la programadora escéptica

(23 de marzo de 1928 – 21 de mayo de 2017)

 

Cuando la joven estudiante de Matemáticas Jean E. Sammet vio un ordenador por primera vez en la Universidad de Illinois (EEUU) no le causó ninguna impresión. Entonces no imaginaba que se convertiría en una de las programadoras más importantes de la historia.

Con otros compañeros y en jornadas maratonianas desarrolló el lenguaje COBOL, que permitía trabajar tanto con números como con datos comerciales. De hecho, muchas agencias gubernamentales todavía incluyen líneas de este código. La científica trabajó para IBM y se convirtió en la primera mujer presidenta de la Asociación de Maquinaria Computacional.

Zygmunt Bauman, el sociologo de la modernidad líquida

(19 de noviembre de 1925 – 9 de enero de 2017)

La familia judía de Bauman tuvo que huir de Polonia por la ocupación nazi y se asentaron en la Unión Soviética, en cuyas filas se alistó el joven. Bauman dedicó su vida a enseñar filosofía y sociología en universidades de Polonia, Israel, Estados Unidos y Canadá.

Sus primeras experiencias vitales y la Europa posguerra que le tocó vivir lo llevaron a estudiar intensamente el holocausto, el socialismo, la globalización y la modernidad. En 1999 acuñó el término de "modernidad líquida", que usaba para referirse a las sociedades globales como una extensión de las sociedades modernas. 

A través de su teoría explicó los fenómenos económicos, políticos y hasta interpersonales que se viven hoy en día. Esto lo convirtió en un icono pop de la sociología.

Eugene Cernan, el último hombre que piso la luna

(14 de marzo de 1934 – 16 de enero de 2017)

“El desafío de la América de hoy ha forjado el destino del hombre del mañana”, decía el estadounidense Eugene Cernan el 11 de diciembre de 1972 mientras caminaba sobre la Luna. El astronauta, comandante de la misión Apolo 17, fue el último en pisar el satélite.  

Cernan fue aviador de la Armada de Estados Unidos, ingeniero eléctrico, ingeniero aeronáutico y piloto de caza. Con la NASA viajó tres veces al espacio: como tripulante de la misión Gemini9A, como piloto de la Apolo 10 y como comandante de la Apolo 17, la última misión de la humanidad en llegar hasta el satélite que orbita la tierra.

Maryam Mirzakhani, la matemática que hizo historia

(3 de mayo de 1977 – 15 de julio de 2017)

En 2014, la matemática iraní Maryam Mirzakhani consiguió un hito histórico: ser la primera mujer que recibía la medalla Fields, considerada el Nobel de las matemáticas, “por su avances sobresalientes en las superficies de Riemann y sus espacios modulares”.

Mirzakhani, profesora en la Universidad de Stanford (EEUU), se licenció en Matemáticas en Teherán (Irán) y se doctoró en la Universidad de Harvard (EEUU). En una entrevista publicada en The Guardian, la matemática afirmó haber tenido suerte porque pudo recibir una muy buena educación en Irán.

Sobre la vocación matemática, la científica recalcó que no todos los estudiantes tienen que llegar a tenerla, pero que deberían darle una oportunidad a la asignatura. “La belleza de las matemáticas solo se muestra a los seguidores más pacientes”, declaró. Su temprana muerte a los cuarenta años como consecuencia de un cáncer conmocionó a la comunidad científica. 

Robert Taylor, el abuelo de internet

(10 de febrero de 1932 – 13 de abril de 2017)

En la década de los sesenta, cuando Bob Taylor investigaba para el Pentágono, lanzó una red que marcó un antes y un después en el mundo de las telecomunicaciones: ARPANET. El germen de la actual Internet se concibió como un medio de comunicación entre diferentes instituciones.

El trabajo de Taylor fue reconocido con la Medalla Nacional de Tecnología e Innovación de Estados Unidos en 1999 por “el liderazgo visionario en el desarrollo de la tecnología informática moderna”. Hijo de un pastor metodista de Texas (EEUU), fue marine en la Guerra de Corea, estudió Psicología y trabajó para la NASA antes de llegar a la agencia ARPA (la actual DARPA).

Linda Nochlin, la defensora de la mujer en el arte

(30 de enero de 1931 – 29 de octubre de 2017)

 

“¿Por qué no ha habido grandes artistas mujeres?”, se preguntó en 1971 la historiadora del arte Linda Nochlin. La respuesta la plasmó en un artículo que revolucionó este campo de estudio tan tradicional. “Las artes, como un centenar de otras áreas, son atrofiantes, opresivas y desalentadoras para todos aquellos, incluidas las mujeres, que no hayan tenido la fortuna de nacer blancos, preferiblemente de clase media y sobre todo, hombres”, afirmó en el texto.

Nochlin alternó su docencia universitaria en diferentes centros de Estados Unidos con su carrera de escritora. También fue comisaria de varias exposiciones centradas en artistas femeninas como Feminismos globales, que se expuso en 2007 en el Museo Brooklyn (EEUU).

Alekséi A. Abrikósov y la teoría sobre superconductores

(25 de junio de 1928 – 29 de marzo de 2017)

Cuando algunas sustancias se enfrían a temperaturas extremadamente bajas, se convierten en superconductores, al conducir la corriente eléctrica sin resistencia. El ruso Alekséi A. Abrikósov dedicó su carrera a estudiar estos materiales exóticos y fue reconocido con el Premio Nobel de Física de 2003, compartido con Vitaly L. Ginzburg y Anthony J. Legget.

El comité reconoció sus “contribuciones pioneras a la teoría de superconductores y superfluidos”, dos fenómenos de la física cuántica. De padres médicos y criado en Moscú, el físico trabajó en varias universidades rusas y de Estados Unidos en la última etapa de su vida académica.

Françoise Héritier, la primera en decir que los feminicidios no son "naturales"

(15 de noviembre de 1933 – 15 de noviembre de 2017)

“La humanidad es la especie más estúpida: es la única donde los machos matan a sus hembras”, dijo Françoise Héritier. La antropóloga francesa probó que la violencia de género no responde a ninguna ferocidad natural, sino a un exceso de cultura patriarcal.

Considerada como la sucesora de Lévi-Strauss, quien sentó las bases del estructuralismo antropológico, Héritier consiguió la plaza de titular de la cátedra de antropología del prestigioso Colegio de Francia, donde también había trabajado su maestro. Aunque reconoció la singularidad biológica de los dos sexos, la antropóloga negó que hubiera diferencias en el funcionamiento y organización cerebral, en base a los descubrimientos de la neurología. Fue distinguida con la Gran Cruz de la Orden Nacional del Mérito en 2011.

Lotfi A. Zadeh, el padre de la lógica difusa

(4 de febrero de 1921 – 6 de septiembre de 2017)

La lógica difusa permite que los ordenadores sean mucho más que máquinas de cálculo, al dotarlos de la capacidad de evaluar matices. El padre de esta teoría, el ingeniero electrónico Lotfi A. Zadeh, hizo posible que las máquinas trabajen con conceptos imprecisos, como los humanos.

En los últimos cincuenta años, esta metodología ha generado más de 50.000 patentes en Japón y Estados Unidos. “Los humanos tenemos una sorprendente capacidad de razonar y tomar decisiones basadas en información imprecisa y en un conocimiento parcial (…). El principal objetivo de la lógica difusa es formalizar esta capacidad”, afirmó.

 

últimas noticias