El primer dispositivo en lograr esta tarea

Mejoran la capacidad de memoria en los humanos con un implante cerebral

Los voluntarios recordaron hasta un 15 % más los momentos que recién habían ocurrido. Mientras que la memoria de los procesos, también llamada del trabajo, aumentó en más de un 25 % después de que se les implantó el nuevo invento.

Inventan el primer dispositivo efectivo para mejorar la capacidad de memoria en los humanos. Pixabay.

Era inminente. Solo hacía falta que un experto, en este caso Dong Song, presentara ante la sociedad científica su nuevo invento. Una prótesis de memoria que se robó las miradas del encuentro de la Sociedad de Neurociencias realizado esta semana en Washington. El primer dispositivo efectivo que mejora la capacidad de memoria en los humanos. (Lea: Veinte hospitales colombianos entre los mejores de Latinoamérica) 

Su autor, investigador de la Universidad del Sur de California (USC), lo probó con ayuda de sus colaboradores en 20 voluntarios. Esos participantes poseían electrodos implantados en el cerebro como parte de un tratamiento para la epilepsia. A todos se les implantó el dispositivo, que empezó a recolectar datos de la actividad cerebral desde el primer momento.

Esa información, que estaba relacionada tanto con la memoria operativa como la memoria a corto plazo, impresionó al equipo de Song. El implante había estimulado tanto a los pacientes que, la capacidad de recordar momentos a corto plazo mejoró en más de un 15 %. Mientras que la memoria operativa registró un aumento de más de 25 %.

De hecho, en entrevista para la revista New Scientist, el mismo Song se mostró emocionado por haber logrado “escribir el código neuronal que incrementa la función de la memoria: Y es algo que nunca se había logrado hasta ahora".

La manera en cómo funciona el implante es simple. Este dispositivo envía pequeñas ráfagas de corriente eléctrica al hipocampo, ese lugar en el cerebro encargado de aprender y memorizar. Esos estímulos imitan el patrón que siguen las actividades cerebrales comunes, por ende, no representan un daño para los pacientes.

Su invención podría ser una ayuda para los alumnos que tienen que preparar sus exámenes y para aquellos que tienen problemas al recordar fechas o nombres. Incluso, se podría hablar de una revolución en los tratamientos contra el alzheimer o la demencia senil. Porque, según los expertos, el implante podría ser adaptado con facilidad para mejorar otras regiones (funciones) del cerebro.