Minibús “autónomo” de colombiano rodará por EE.UU. y Europa

Un diseñador industrial de la Universidad Nacional creó este vehículo impreso en 3D que puede comunicarse con sus pasajeros a través de comandos de voz.

El vehículo cuenta con 30 sensores. / UN
El vehículo cuenta con 30 sensores. / UN

Édgar Sarmiento, diseñador industrial de la Universidad Nacional de Colombia, es el creador del primer vehículo autónomo impreso en 3D y con inteligencia cognitiva, lo que significa que puede hablar con sus pasajeros a través de comandos de voz.

El auto es capaz de recibir desde órdenes sencillas, como “gira a la izquierda” o “detente”, hasta otras más complejas, como “llévame al centro de la ciudad” o “¿cuánto falta para mi destino?”. También puede responder preguntas sobre los restaurantes o lugares históricos que están cerca o en la ruta programada.

En 2015, Sarmiento ganó el concurso internacional Urban Mobility Challenge: Berlín 2030, lanzado por la compañía Local Motors, gracias a la estructura futurista del vehículo, las aplicaciones que incluye en su interior, que les permiten a los usuarios planear o modificar su trayecto y conocer el camino más adecuado (advierte de trancones o accidentes automovilísticos), y, lo más importante, porque es cero emisiones.

La compañía estadounidense, con su casa matriz en Phoenix (Arizona) y sucursales en National Harbor (Maryland), Las Vegas (Nevada), Knoxville (Tennessee) y Berlín (Alemania), tiene previsto comercializar el minibús en campos universitarios y de negocios, parques recreativos o temáticos, grandes centros comerciales y cualquier otro lugar que tenga una demanda de transporte colectivo.

El vehículo, con capacidad para 12 pasajeros, está equipado con varios sensores, tiene dos caras que le permiten cambiar de sentido en cualquier momento, dos puertas a los costados y soportes para llevar bicicletas. Además, es eléctrico, pero también puede alimentarse con paneles solares que se encuentran instalados en el techo.

Según Sarmiento, no hubo una idea inspiradora concreta, pues “la inspiración es un tema que en varios casos es ajeno al diseñador. Los demás nos ven como personas que sólo tratamos de hacer bonitas las cosas, pero no. Tenemos un conocimiento base en muchos temas, el cual materializamos por intermedio de la comunicación gráfica y 3D, tanto física como digital”.

Hoy, con este reconocimiento internacional y a punto de mandar a las vías su diseño, Sarmiento percibe de manera diferente el país.

“Cuando uno sale, aprende que todas las personas, sean de aquí o de allá, tenemos la misma esencia. No somos ni peores ni mejores, tenemos mucho potencial y creatividad, pero nos falta un camino largo de unión, de interrelacionar valores y educación para superar distintos obstáculos”.

Temas relacionados