Murió el prestigioso científico argentino Mario Bunge

Noticias destacadas de Ciencia

El filósofo y físico argentino murió a los 100 años en Montreal, Canadá. Fue uno de los científicos más citados en español y un luchador incansable en contra de las pseudociencias.

El prestigioso físico y filósofo Mario Bunge murió en la noche de ayer a sus 100 años de edad, en su casa de Montreal (Canadá). Bunge nació en Buenos Aires en 1919 y fue profesor de física teórica y filosofía en la Universidad de La Plata y en la Universidad de Buenos Aires.

Desde muy joven estuvo interesado en las Ciencias Exactas y la Filosofía, toda su vida fue docente. A pesar de su avanzada edad, impartía clases de lógica y metafísica en la Universidad McGill (Canadá) y dio decenas de clases y cursos en universidades de Estados Unidos y Europa. Por su defensa del pensamiento crítico recibió el Premio Príncipe de Asturias de Humanidades en 1982. 

Según El País de España, fue fundador y dirigent de la Universidad Obrera Argentina, que tuvo más de 3.000 estudiantes antes de ser cerrada por el peronismo en 1943.  También escribió artículos periodísticos para Agencia EFE y fue autor de decenas de artículos científicos y libros. Entre sus obras más destacadas se encuentran: Fundamentos de biofilosofía; Mente y sociedad; La investigación científica: su estrategia y su filosofía, y el más reciente, Mis memorias: entre dos mundos, además de muchas otras. ("Nada grandioso se ha emprendido por encargo a mediocres": Mario Bunge)

Ya para 2014, Bunge aseguró que en el mundo había muchos problemas, y que no tenía tiempo de morirse. Sobre la ciencia, dijo que, junto con la tecnología, era un motor de la sociedad. "Sí, pero cuidado: yo no creo, como creía Foucault, que la ciencia sea un arma política. Los científicos no se proponen alcanzar el poder, sino conocer. Politizar la ciencia es distorsionarla". Fue también muy conocido por su lucha contra la pseudociencia. "Eso sí, la ciencia y la técnica servirán para mejorar el mundo si los dirigentes y sus asesores se dan cuenta de que la política debe utilizar los resultados de la investigación", agregó. ("Hay mucho que hacer, no tengo tiempo de morirme": Mario Bunge)

En conversación con El Espectador, en 2016, y cuando el país estaba ad portas de la firma del Acuerdo de Paz entre el gobierno y las FARC, Bunge retomó esta idea de que los científicos no eran políticos, ni la ciencia un arma para la política, y dijo que era imperativo recuperar la Asociación Colombiana de Filosofía de la Ciencia. "Todos los científicos, tanto de las Ciencias Exactas como sociales, deben buscar contribuir a culminar los problemas de Colombia investigando, develando la realidad, buscando la verdad, dejando atrás las pseudociencias como el psicoanálisis. Son muchas las tareas que tienen pendientes". ("Los médicos deben organizarse y luchar por sus derechos": Mario Bunge)

Sobre el reintegro a la vida civil de los ex combatientes, dijo en su momento: "En la historia de la humanidad siempre ha sido así. Fíjese lo que pasó en la primera y segunda Guerra Mundial. La gente que peleaba en distintos bandos tuvo que retornar a la vida civil, a la vida cotidiana. Lo que quieren todas las personas es vivir de forma tranquila, nadie quiere vivir en la guerra. Muchas veces los que participan en la guerra lo hacen contra su voluntad, porque no tienen otra forma de ganarse la vida o fueron forzados y la única manera de sobrevivir es haciendo parte de ella. La guerra nunca resuelve un problema y no es útil para nadie, excepto para los fabricantes de armas, que se enriquecen de ella". La familia de Bunge no hará ninguna ceremonia que celebre o recuerde su muerte, como era su deseo.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.