NASA estima por primera vez el impacto global de los ríos atmosféricos

El estudio advierte que estos fenómenos hidrológicos pueden afectar a 300 millones de personas, así como aumentar los riesgos de sequías e inundaciones entre un 80 y 90% en ciertas regiones del mundo. Representan el 22% del agua que recorre la superficie de la Tierra.

Los ríos atmosféricos cargan vapor de agua desde los océanos latitudinales hasta las áreas polares de la Tierra. NASA

Para entender el anunció que hizo la NASA hay que empezar por lo primero: explicar qué son los ríos atmosféricos.  Llamados así porque recorren grandes porciones de la Tierra, desde los océanos de latitud media hasta las regiones polares, los ríos atmosféricos son una especie de banda donde se concentra la humedad de la atmosfera, por lo que, en su corta vida, son capaces de transportar ciertas cantidades de vapor de agua por los lugares que recorren. Son algo así como ríos de vapor que corren por encima de nuestras cabezas.

Hasta el momento, los científicos habían encontrado que estos ríos podían tener efectos significativos en la precipitación y las inundaciones a nivel regional. Sin embargo, lo que anunció la NASA es que ha estimado su impacto a nivel global, así como el número y tipo de población que puede verse afectado por este fenómeno.

El estudio, publicado en la revista científica Geophysical Research Letters, alrededor de 300 millones de personas alrededor del mundo se podrán ver afectadas por sequías o inundaciones relacionadas con la presencia - o no - de ríos atmosféricos.

Globalmente, los autores del estudio creen que la precipitación de estos ríos atmosféricos contribuye al 22% del agua que corre por la superficie de la Tierra. Pero en algunas regiones, como las costas de América del Norte, el sudeste de Asia y Nueva Zelanda, la cifra aumenta al 50%. Lo que quiere decir que su presencia puede aumentar los riesgos de inundaciones hasta en un 80%, mientras su ausencia incrementaría el riesgo de sequías extremas en un 90%, según advierte la NASA en un comunicado.

Para llegar a esta conclusión, los científicos usaron una base de datos de ríos atmosféricos que han ayudado alimentar varios autores y la usaron para tres cosas. Primero, para modelar la cantidad de agua y humedad que cargan estos ríos atmosféricos y cómo contribuye a las variaciones del flujo de corriente del agua terrestre, la humedad del suelo y la capa de nuevo. Después, identificaron las regiones donde estos ríos tienen mayor influencia. Finalmente, calcularon el número de personas expuestas a estos cambios hidrológicos en cada región.

"Al incorporar datos demográficos en nuestro estudio, hemos encontrado que, a nivel mundial, un gran número de personas están expuestas a peligros que provienen de ríos atmosféricos", dijo el autor principal del estudio Homero Paltan a la agencia de comunicaciones de la NASA.

Por ejemplo, lugares  como España, Portugal, el norte de Irán, el Valle del río Amarillo, en China, podrían estar expuestas tanto a sequías como inundaciones gracias al comportamiento de estos ríos. Por su parte, otras zonas como Australia y Nueva Zelanda, estarían más inclinadas a sólo estar más expuestas a las sequías.

Lo cierto, es que el estudio se podría convertir en una variable más – e importante- a la que podrían acudir hidrólogos, meteorólogos y planificadores de ciudades a la hora de tomar nuevas decisiones.