La neurocientífica experta en ilusiones ópticas revela sus favoritas

Susana Martínez-Conde, directora del laboratorio de neurociencia de la universidad estatal de Nueva York mostró cómo actúa la mente frente a estas confusiones visuales.

Esta es una típica ilusión óptia en donde las líneas estáticas parecen en movimiento. /Pixabay

La neurocientífica Susana Martínez-Conde organiza cada año, y desde el 2005, el concurso La ilusión del año”. Este campo, aunque parezca más cercano al mundo del entretenimiento, resulta muy atractivo para la ciencia porque las ilusiones visuales, lejos de ser errores de nuestra percepción, ponen de relieve cómo funciona nuestro cerebro habitualmente.

“Es muy raro que se dé una correspondencia exacta entre la realidad y nuestra forma de percibirla explicó la experta al diario El País de España. “En las ilusiones ópticas y visuales la discrepancia aún es mayor de lo habitual, por lo que son un instrumento científico muy útil para determinar cuáles son los procesos por los que nuestro cerebro construye la percepción”, aseguró.

La científica hizo una lista de su top 6 de ilusiones preferidas. Estas son en orden de mayor a menor gusto.

1. La ilusión de la torre inclinada

torre

La torre de la derecha parece más inclinada que la de la izquierda (imagen de arriba). Sin embargo, las dos fotografías son iguales. Lo que ocurre, como explica la neurocientífica, es que “nuestro cerebro está interpretando estas dos imágenes como si fueran divergentes, porque tiene en cuenta la perspectiva”. Al ver las fotografías de las torres de Pisa “nuestro cerebro interpreta que la razón de que no converjan es que no son paralelas, sino que divergen”.

2. El vestido es azul o es blanco

vestido

La foto, originalmente publicada en Tumblr, que le dio la vuelta al mundo ha inspirado estudios científicos en diversos laboratorios de todo el mundo. Gracias a las redes sociales, según la científica, se han abierto preguntas frente a la percepción del azul y las diferencias individuales de la percepción del color. Muchas personas lo veían azul con negro y otras, blanco con dorado. Lo cierto es que, como afirma, Martínez-Conde, “le reveló a la comunidad científica una nueva categoría de ilusión del color. Hasta ahora se desconocía que el mismo estímulo podía dar lugar a dos percepciones tan diferentes y al mismo tiempo tan incompatibles en sujetos con una visión del color normal”. 

3. Figuras de ajedrez

ajedrez

Las dos figuras de ajedrez son las mismas y tienen el mismo color. Lo único que cambia son las nubes que hay en el fondo y que hacen que nos parezcan figuras blancas detrás de nubes oscuras o figuras negras detrás de nubes claras. Se trata de una ilusión de brillo. Según los expertos estas imágenes dan cuenta de que no existen los términos absolutos para el cerebro. Es decir, no hay un negro o un blanco, sino que todo depende del contexto y de lo que se compare.

4. Cambios de brillo y atención

circulos

Para este caso hay que concentrarse en el punto de la mitad y fijar la atención en los puntos de al lado. Según fijemos la atención en cada punto (y no la mirada, que sigue en el centro), cada círculo gris aparecerá más brillante que los demás.

5. Rampas imposibles

Lo que aporta esta ilusión es una percepción de movimiento. Las rampas en realidad van hacia abajo, pero cuando se ven desde una perspectiva  parece que se elevan hacia arriba y el movimiento de las pelotas se convierte en movimientos imposibles. 

6. El Ebbinghaus dinámico

Esta ilusión está basada en la clásica geométrica de Ebbinghaus y demuestra cómo la tecnología puede ayudar con las ilusiones. Esta vez el círculo central (que nunca cambia) parece crecer y disminuir drásticamente.

 

 

Temas relacionados