Ojo por ojo: el arte de las prótesis

Noticias destacadas de Ciencia

Aunque la ciencia ya experimenta con células madre para reemplazar este órgano, por ahora una mezcla de materiales y técnicas artesanales han permitido a los médicos ofrecer prótesis oculares a los colombianos que, como Darwin Beltrán, han perdido alguno de sus ojos.

La máquina perfecta por la cual entra luz en nuestro cuerpo para permitirnos ver el mundo, es prácticamente imposible de reconstruir. La cirugía moderna ha logrado asombrosos avances en el último siglo, pero los ojos siguen siendo un territorio por conquistar. Lo sabe muy bien y lo explica Amparo Mora, Médica oftalmóloga y supra especialista en cirugía ocular: “Cuando un ojo se extrae por cualquier motivo, debe reemplazarse con un implante y una prótesis”.  

Los implantes son comúnmente injertos de la misma piel del paciente que se vinculan con los músculos oculares para reemplazar el espacio donde se ubicaba el ojo. La prótesis es un dispositivo que se pone debajo de los párpados y encima del implante. Su función es rehabilitar social y psicológicamente al paciente.

Aunque gracias a los avances médicos cada vez se extraen menos ojos, la causa más común por la que se realiza este procedimiento es el trauma, por ejemplo, por armas de fuego. “Al impactar, el ojo estalla y no queda ninguna posibilidad de reconstruirlo”, dice Mora.

Darwin tenía seis años y desde entonces le han hecho 11 cirugías para adaptar su implante ocular. “Mi vida cambia por completo con la prótesis... me ayuda a estar más tranquilo.” afirmó.

 


Actualmente hay expertos buscando la forma de que en algún momento, las personas que pierden un ojo puedan recuperar la visión. Tal es el caso de los biólogos de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, y de la Universidad de Osaka, en Japón, quienes desde hace algunos años cultivan retinas en sus laboratorios, a partir de células madre.  ¿Llegará el día en que seremos capaces de cultivar ojos de laboratorio?

Comparte en redes: