¿Qué pasto deben consumir las vacas para producir más leche?

Una investigación de la Universidad Nacional se refiere sobre el comportamiento ingestivo de las vacas.

Conocer sobre el comportamiento ingestivo (CI) de las vacas en pastoreo es importante para administrar eficientemente el tiempo usado destinado al consumo de materia seca (MS), con el fin de maximizar la productividad y gestionar mejor las empresas ganaderas.

La materia seca es un componente de las pasturas y de su consumo depende la producción de leche. En este sentido, el proyecto de investigación realizado en la Universidad Nacional Sede Palmira, parte del “interés por conocer qué modelo de predicción de este consumo se ajustaba más a nuestra realidad en condiciones de trópico”, explica Cristian Camilo Solarte Bacca, egresado de zootecnia de Sede.

Entre las metodologías sometidas a evaluación, conocidas como doble muestreo (2M), modelo Mertens (Mer), modelo del comportamiento ingestivo (CI) y el National Research Council (NRC), este último es el que predice el valor más alto de materia seca. Es decir, al aplicar tal modelo se obtiene mayor productividad de leche en los bovinos.

El trabajo de campo se realizó en las haciendas Canadá (HC) y Chiquique (HCH) productoras de leche del Valle del Cauca (Colombia), localizadas en dos pisos térmicos, a 1.500 y 980 metros sobre el nivel del mar, respectivamente.

Durante 24 horas se monitoreó el pastoreo directo, cada ocho días y por nueve semanas. En ese lapso se evaluaron las vacas cuando estaban pastando (VP), rumiando (VR), bebiendo, en jornada de ordeño y en condiciones de no pastoreo ni de rumia (VNPNR), que contempla los periodos que el animal utiliza para vegetar y dormir. Cada semana se tomó el dato de producción de leche en las dos haciendas.

En relación con los parámetros mencionados, se determinó que el valor de las variables, tiempo diario usado por actividad de los animales en las haciendas, fue en promedio de 35 % para las vacas que pastaban; 31 % para vacas que rumiaban; 23 %, en condiciones de descanso; 2 % para vacas que bebían y 9 % para las que estaban en jornada de ordeño.

De la primera hacienda, las vacas en pastoreo utilizan 34,4% del tiempo diario (496 min/d) en el consumo de forraje pastando directamente, 19 minutos por debajo del tiempo usado en la hacienda Chiquique. La diferencia se debe a factores como la mayor disponibilidad y calidad de biomasa, altura de la pradera y porcentaje de la masa seca del pasto. Esto permitió que el animal comiera forraje fresco disponible y cubriera su capacidad de consumo en menor tiempo, explica el egresado.

La rumia en la hacienda Canadá fue de 33 % del tiempo diario (474 min/d), 52 minutos por encima del porcentaje en Chiquique.

La eficiencia biológica de producción encontrada para cada caso fue calculada con los datos promedios de producción de leche y consumo de masa seca. Así, se determinó que existen dos modelos que se acercan a los valores preestablecidos en la literatura: NRC con eficiencias de 1,16 y 1,08 litros de leche por kilo de masa seca consumida, y el modelo 2M, con eficiencias de 1,22 y 1,12 para cada hacienda, respectivamente.

Gracias a este trabajo, Cristian Camilo Solarte Bacca y Óscar Eduardo Ríos del Río, dirigidos por los docentes Sanín Ortiz Grisales y Fernando Morales Vallecilla, fueron merecedores de la nominación “Mejor trabajo de grado de pregrado 2015”. El galardón les fue otorgado por su innovación en el análisis del comportamiento en pastoreo de vacas lecheras y la evaluación de estas metodologías de predicción del consumo de materia seca, además de brindar a los expertos información útil sobre estas herramientas.

Temas relacionados