Plantón para que no recorten presupuesto a ciencia

Los científicos del país se reunirán frente a la Plaza de Bolívar el jueves 24 de agosto. El recorte que sufriría el sector el próximo año es de 41,5%.

Científicos marcharán el próximo jueves. EFE

Los científicos en Colombia se han acostumbrado a trabajar con las uñas. A pesar de que son muchas las promesas que hace el Gobierno sobre ser el país más educado o convertirse en una potencia tecnológica, el presupuesto que se le asigna a este sector suele ser el último en el escalafón. Situación que, parece, no cambiará el próximo año: según el Presupuesto General de la Nación propuesto para el 2018, la inversión pública en ciencia y tecnología caerá 41,5 %.

Pero, así como sucedió con los deportistas, quienes después de volver tendencia sus protestas en redes sociales lograron que el presidente Santos prometiera “revisar los números”, los científicos están dispuestos a hacer lo mismo. El jueves 24 de agosto harán un plantón en la Plaza de Bolívar para evitar que se les reduzca el ya escaso presupuesto el próximo año. Igualmente, para cerciorarse de que su voz de protesta no se pierda, convocaron una rueda de prensa en la mañana del día anterior.

En los últimos siete años, el pico de inversión a Colciencias fue en el 2013, con $430.150 millones. Sin embargo, desde entonces viene disminuyendo. Al sector de ciencia y tecnología sólo se le darían $222.000 millones el próximo año, llevando a que los científicos se unan para decir que están cansados de investigar con las uñas. (Lea también: El recorte a la ciencia también duele)

De hecho, aprovechando el eclipse solar que este fin de semana hizo que el mundo pusiera sus ojos en la ciencia, los científicos colombianos empezaron a trinar bajo el #SantosNoEclipseLaCiencia. Igualmente, crearon una solicitud en Change.org pidiendo a Santos que no recorte el presupuesto para ciencia. Ya van 11.901 firmantes. Lo cierto es que esta vez la comunidad científica no parece estar dispuesta a quedarse callada.

 

 

 

últimas noticias

Tres “cyborgs” en Medellín