¿Por qué se formaron cinco ciclones tropicales al tiempo en el océano Atlántico?

Noticias destacadas de Ciencia

Desde 1971 no se registraban cinco ciclones tropicales activos al mismo tiempo. Expertos explican que el cambio climático aumenta la temperatura global promedio, lo que genera un incremento en la temperatura del mar y en la fuerza del huracán. La temporada iría hasta el 30 de noviembre.

Paulette, René, Sally, Teddy y Vicky, cinco sistemas de tormentas tropicales, se arremolinaron simultáneamente en la cuenca del Océano Atlántico. No ocurría desde 1971. ¿Esta es una situación atípica o está dentro de los pronósticos de los meteorólogos? ¿Qué tanto influye el calentamiento global? (Lea: En el Atlántico se han registrado simultáneamente más de cinco ciclones tropicales)

Lo primero que aclaran los meteorólogos son las fases que tienen los ciclones tropicales. En un comienzo, se forma una depresión tropical que luego se convierte en tormenta, en esta etapa es en la que se les asigna un nombre. Dependiendo de la rotación y de la velocidad de los vientos que tenga esa tormenta, se convierte en un huracán. Estos últimos están divididos en una escala del 1 al 5.

“Un huracán se forma porque durante el verano del hemisferio norte, el Océano Atlántico y el mar Caribe reciben mucha radiación y se calientan. Cuando tenemos un mar muy caliente, toda esa energía busca disiparse”, explica Santiago Ortega, director de innovación en Emergente Energía Sostenible e investigador de la Escuela de Ingeniería de Antioquia.

De los cinco ciclones tropicales que se encuentran en este momento en la cuenca del Océano Atlántico, solo René y Vicky se han debilitado a una depresión tropical. Paulette es el más fuerte de las cinco y actualmente está en categoría 2. Sally tiene en alerta a la costa del Golfo de Estados Unidos y, aunque en este momento se encuentra en categoría 1, según los pronósticos tiene una alta probabilidad de convertirse en huracán. Mientras que Teddy se ha fortalecido, alcanzando vientos máximos de 95 kilómetros por hora. (Podría leer: Este año habría fenómeno de La Niña: ¿qué consecuencias traería para Colombia?)

Las predicciones de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) y de la Universidad de Colorado siempre apuntaron a que esta temporada podían registrarse más ciclones por encima de lo normal. En mayo había un 70% de probabilidad de que se presentarán entre 13 y 19 tormentas con nombre, luego, el 6 de agosto en un nuevo reporte se actualizó que la probabilidad era del 85% que serían entre 19 y 25 tormentas con nombre. En este momento van 20.

Generalmente, la temporada de ciclones tropicales es desde el 1° de junio hasta el 30 de noviembre, teniendo su pico en septiembre. Los expertos explican que esto no quiere decir que no exista una probabilidad de que se presenten antes o después de esta fecha. ¿Por qué se están presentando cinco ciclones al tiempo? (Lea también: ¿Muro en la bahía de Miami? Una solución extrema y polémica contra huracanes)

Christian Euscátegui, meteorólogo de Videoclimet y asesor del Sistema de Alerta Temprana, explica que existe una relación entre una situación provocada por el fenómeno de La Niña frente a una mayor cantidad de eventos en el Atlántico. “La Niña está asociada en el Pacífico a temperaturas por debajo de lo normal, es decir, aguas frías con temperaturas de la superficie del Océano por debajo de lo normal. Cuando eso pasa, se calienta el Atlántico y hay mayor evaporación”.

Este año, el Océano Atlántico, el mar Caribe y el Golfo de México han estado muy calientes. Por eso, dice Euscátegui, desde el principio los pronósticos han advertido que incrementará la actividad en el Atlántico. “Podemos decir que sí es normal, solo sí tenemos en cuenta que estamos en el pico de huracanes, que es del 20 de agosto al 10 de octubre. Cerca del 65% de todos los eventos en una temporada se presentan en ese lapso de tiempo”, añade.

Sin embargo, esta no es la primera vez que cinco o más ciclones tropicales están de manera simultánea en el Atlántico. Una situación similar sucedió en 1971. Entonces, por qué asegurar que el cambio climático ha presentado una influencia en esta oportunidad. Fredy López-Pérez, doctor en Ciencias Ambientales y profesor de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Medellín, explica que “el calentamiento global induce desarreglos en diferentes sistemas a nivel planetario. En la medida en que las temperaturas van subiendo, todos los sistemas que están articulados van generando desórdenes en su funcionamiento y se vuelven cada vez menos predecibles”.

López-Pérez cuenta que el clima es complejo de predecir y de modelar, porque en él intervienen muchas variables. Hasta el momento, no existe una modelación precisa y exacta para predecir su comportamiento de forma fiable. “Si es difícil de hacerlo en condiciones normales, en situaciones anormales como consecuencias del calentamiento global es aún más complejo. Induce elementos con los que antes no contábamos”, añade. (Podría leer: Una nueva amenaza climática sobre EE. UU.: se aproxima el huracán “Sally”)

Uno de esos factores que ha llevado a que el clima se altere es los niveles de concentración de CO2 en la atmósfera. López-Pérez aclara que, en este momento, el planeta va aproximadamente por 412 o 414 partes por millón de CO2 disueltos en la atmósfera, una cifra que nunca en la historia del ser humano había sido tan alta. Esta problemática, que prácticamente es nueva, agrava el comportamiento global del clima porque se redistribuyen los patrones de lluvia y de sequía a lo largo del planeta.

“Cada vez vamos a tener más episodios más extremos de lluvia y de sequía. Yo digo que sí existe una relación porque el sistema tiende a ser más inestable, impredecible. De hecho, la NOAA, después de cada huracán o tormenta, los estudia con detenimiento para alimentar mejor los modelos que predicen su comportamiento”, añade.

Comparte en redes: