Se culpó al turismo gay por la conducta de estos felinos

A propósito de los leones de Kenia: homosexuales hay en todas las especies animales

En más de 450 especies de animales se ha visto algún tipo de conducta sexual entre el mismo sexo. La explicación es que prefieren parejas gays por un mecanismo de evolución o porque, en algunos casos, confunden el sexo del otro animal.

Hace más de una semana, un fotógrafo de vida salvaje capturó este momento, considerándolo uno de los más románticos que ha presenciado en el mundo animal. Tomado del Instagram de @paulsgoldstein

Al fotógrafo de vida silvestre Paul Goldstein le fue imposible no sonreír. Estaba frente a una pareja de leones del Parque Natural Masai Mara, al sur de Kenia. “Dos impresionantes machos alfa en perfecta luz” que se acariciaban mutuamente entre los arbustos. Esa fue la imagen que capturó y que causa revuelo desde que un funcionario del país africano culpara al turismo gay de enseñarle a los animales tal conducta. (Lea: Dos leones machos fueron encontrados teniendo sexo y Kenia culpa al “turismo gay”) 

La escena fue espontánea, contrario al reproche del director del Instituto de Clasificación de Películas de Kenia (KFCB, por sus siglas en inglés) Ezekial Mutua. Incluso romántica; de haberse apareado un león y una leona la retirada hubiese sido violenta. Pero en este caso, el animal se desmontó, se arrastró hasta el hocico de su compañero “por una caricia y lanzó un guiño cómplice en su dirección", narró Goldstein al diario británico Daily Mail.

Aunque algunos no estén de acuerdo, como Mutua. En entrevista para el portal Nairobi News, de su país, el funcionario dijo que “ese comportamiento era extraño y que la única explicación era que los animales hubieran visto a parejas homosexuales en conductas impropias cuando éstos visitan el parque”. Su postura, que también difundió en Twitter, generó todo tipo de comentarios. Más de 500 respuestas y 780 retweets.

Para él, “los científicos deben estudiar ese extraño comportamiento. Que el sexo, como en los humanos, tiene el propósito principal de procrear y que la conducta de los leones es demoníaca”. No muy diferente a un informe de 1892 donde explican por qué dos elefantes machos se aparean. “Porque estaban cometiendo vicios y delitos sexuales prohibidos por las normas del cristianismo”, cuenta un documental sobre el tema en Youtube.

La ciencia ha estudiado por años este asunto. En esa búsqueda se han registrado hasta más de 450 especies animales con manifestaciones homosexuales. Chimpancés, pingüinos, moscas de la fruta, albatros, gaviotas, gansos, cisnes negros y delfines son algunos. Aunque un estudio de la Universidad de California, Estados Unidos, precisó hace nueve años que “este es un fenómeno común en todas las especies”.

La investigación, publicada en Trends in Ecology & Evolution, revisó una serie de artículos previos basados en ciencia. Todos buscaban una explicación para esta conducta sexual que va desde el cortejo, el apareamiento y la crianza. Su autor, el biólogo evolutivo Nathan Bailey, explicó en su momento para BBC que, esas conductas podían estar causadas porque los animales confunden el sexo de su pareja o por un mecanismo de evolución, a través de generaciones sucesivas.  

Sin embargo, la relación entre el homosexualismo y la evolución es una paradoja. Así la explicó el investigador Paul Vasey de la Universidad de Lethbridge, Canadá, en una entrevista para el mismo diario británico hace tres años. En esa ocasión, el experto quería aclarar si esta orientación sexual depende solo de los genes.

"¿Cómo puede una característica como la homosexualidad masculina, que tiene un componente genético, persistir en el tiempo evolutivo si los individuos que llevan los genes asociados no se reproducen?", se preguntaba Vasey en ese entonces. Su respuesta, que encaja también para el mundo animal, es que los gays compensan su falta de hijos siendo tíos, adoptando o promoviendo la reproducción de sus hermanos. En los animales, por ejemplo, se juntan individuos del mismo sexo para criar juntos a sus descendientes.

Un artículo publicado en la red ResearchGate asegura que este tipo de prácticas “excenden el éxito reproductivo de las parejas heterosexuales”. En el caso de las aves, se registran más número de huevos y mayor tamaño de estos, mayor tamaño de nidos y más habilidad para alimentar a los polluelos y criarlos. Sucede lo mismo en osos grizzli, zorros rojos y jabalíes.

Aunque los animales comparten las mismas estrategias de los humanos. También las parejas lésbicas, casi siempre aves, copulan con un macho para fertilizar los huevos y regresan luego al nido a criarlo con su pareja hembra. En los cisnes negros, por su parte, hay acuerdos de maternidad sustituta. Dos machos se asocian con una hembra y se aparean con ella hasta que pone los huevos, luego la ahuyentan.

En los leones, el caso es distinto. La homosexualidad en esta especie se explica más como una dominación o un acercamiento para fortalecer alianzas y lazos sociales dentro de una manada. Aunque, según el fotógrafo, entre todos los atardeceres africanos que ha registrado y las capturas de animales en medio de la sabana dorada, la perfecta simetría y cariño de esta pareja era notable.