¿Qué hace a una persona más creativa que otra?

Un estudio científico reciente sugiere que los “más creativos” tienen una red neuronal más fuerte y practican hobbies más creativos.

Pixabay

La creatividad no es solo la habilidad de hacer un cuadro o de diseñar algo. De hecho, la usamos y necesitamos en nuestro día a día. Desde cómo vestirnos en la mañana hasta qué preparar de cena en la noche.

Los psicólogos, incluso, tiene un rango para ubicarla. Desde la “pequeña creatividad” (Little -C), que implica actividades como envolver un regalo de cumpleaños o hacer una broma; hasta la “gran creatividad” (Big-C), usada en actividades como escribir un poema, un discurso, o diseñar un experimento científico.

Investigaciones en el campo de la neurociencia han comenzado a identificar procesos y regiones cerebrales que involucran la creatividad. Lea también: Resuelto el 'misterio abominable' de Charles Darwin

Evidencia reciente sugiere incluso que esta involucra una compleja interacción entre el pensamiento reflexivo, razonado, controlado y aquellos pensamientos que son más espontáneos, es decir, la creatividad sería una interacción entre la capacidad de generar una lluvia de ideas de manera espontánea y luego evaluar para determinar cuál de ellas puede funcionar.

Y si todos hacemos este tipo de procesos ¿Qué hace que unas personas sean más creativas que otras?

Roger Beaty, investigador del departamento de psicología de la Universidad de Harvard, ofrece una robusta evidencia en un reciente estudio que revela que las personas más creativas son aquellas que tienen pasatiempos mucho más creativos.

Su estudio, publicado en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de los EE.UU., mostró que a 163 participantes se les aplicó una prueba común de “pensamiento divergente”, en el que se les pedía a las personas encontrar usos creativos para un mismo objeto.

Mientras un participante usó una media para cubrir sus pies, otro “más creativo” la uso como filtro de agua.

A los participantes también se les hizo imágenes por resonancia magnética y se encontró que los “más creativos” tenían un promedio de conexiones en su red neuronal más fuerte que los menos creativos.

Lo anterior quiere decir que, de hecho, se podría predecir esta habilidad de pensamiento creativo mapeando las conexiones de la red cerebral de una persona. Lea también: El primer atlas global de las bacterias del suelo

Las regiones que pertenecen a esta red “altamente creativa” forman parte de zonas cerebrales que tienen que ver con los sistemas de red predeterminados (pensamiento espontaneo), prominentes y ejecutivos (cuando requerimos concentrarnos en una tarea), zonas que cumplen funciones distintas.

En otras palabras, los cerebros creativos están “cableados” de una manera muy diferente a los cerebros más “comunes”, pues son capaces de interactuar de manera más fuerte con distintos sistemas cerebrales que normalmente no funcionan en conjunto.

Las personas a las que se les halló este tipo de redes en sus cerebros fueron sobre todo músicos al improvisar una melodía de jazz, poetas al escribir unas líneas y artistas visuales al modelar ideas para portadas de libros.

Sin embargo, no está del todo comprobado si tomar clases en la audultez o la niñez, por ejemplo, de dibujo, podría fortalecer estas redes neuronales que pueden hacer a alguien más creativo.

Tampoco hay información concluyente sobre si la habilidad de ser más creativo sea algo que puede cultivarse desde la niñez o puede incluso desarrollarse en la edad adulta, o si existe algo así como un “innatismo” creativo con el que simplemente algunos nazcan y otros no.

Lo que si se puede recomendar es involucrarnos en actividades que exijan pensar de manera distinta, innovadora y novedosa, lo cual puede hacer que nuestra red creativa empiece a encontrar formas nuevas de responder antes determinadas tareas comunes.

Los hobbies creativos, y más de uno, parecen ser la práctica común de aquellos que este estudio encontró “más creativos”.

Temas relacionados