Un experimento genético sin precedentes

Reconstruyen el ADN de un esclavo por 800 parientes vivos

Un equipo de genetistas descifró el ADN de Hans Jonatan, quien en 1805 se convirtió en la primera persona negra y libre en radicarse en Islandia.

No hay fotos conocidas de Hans Jonatan, pero este es su nieto, Ludvik Ludviksson. / Helga Tomasdottir

En 1802, Hans Jonatan hizo historia. Ese año, de acuerdo con los registros del gobierno islandés, emprendió una huida que lo llevó hasta esa isla que roza el Ártico. Hans Jonatan, que nació negro del vientre de Emilia Regina, esclava doméstica en la isla de St. Croix (en ese entonces una colonia danesa), se declaró un hombre libre, escapó de la casa de su amo en Dinamarca y desapareció.

Tres años más tarde era el primer hombre negro y libre viviendo en el poblado de Djúpivogur, en Islandia, donde se casaría e iniciaría la descendencia que permitió reconstruir su ADN dos siglos más tarde, una hazaña sin precedentes.

Una vez más, Jonatan hace historia. “Que sepamos”, escribieron los autores del trabajo publicado en la revista Nature Genetics, “este estudio es el primero en usar datos del genotipo de individuos contemporáneos, así como información de sus relaciones genealógicas, para reconstruir una porción importante del genoma de un individuo nacido hace más de 200 años”.

Para adelantar su estudio, los científicos, liderados por investigadores de la firma biofarmacéutica islandesa deCode Genetics, hurgaron en la base de datos de ese país, que hoy no sobrepasa los 400.000 habitantes. De esta forma rastrearon a 788 de sus descendientes y lograron secuenciar, es decir, desenredar y decodificar, el ADN de 202 de ellos, 182 de manera parcial y 20 de manera total.

El paso siguiente fue comparar la información genética de estos descendientes con ADN perteneciente a personas con ascendencia africana. Encontraron 674 fragmentos que coincidían y que habrían heredado del primer hombre negro en habitar el recóndito país.

“Debido al relativo aislamiento de los islandeses, los fragmentos de ADN genuinamente africano en los descendientes de Jonatan sólo pudieron haber provenido del mismísimo Jonatan”, escribieron los investigadores. Luego, tras una revisión detallada del árbol genealógico del hombre, los científicos descartaron varios trozos de ADN cuyo origen africano no era del todo claro.

Con los 593 fragmentos de ADN restantes, los investigadores utilizaron un programa computacional para reconstruir el 38 % del ADN de Hans Jonatan. Los científicos son conscientes de que la particularidad del caso facilitó su tarea, pero creen que tiene otro tipo de aplicaciones a la hora de reconstruir el pasado genético de comunidades alrededor del mundo.

De hecho, el estudio arrojó datos sobre el origen de la madre de Jonatan, Emilia Regina, de quien los registros históricos sólo decían que había sido llevada a St. Croix desde algún lugar de África. Tras identificar las combinaciones particulares que pudieron estar presentes en el ADN del primer hombre negro y libre de Islandia, los científicos lograron concluir que probablemente su madre fue capturada en una región de África en la frontera moderna entre Benín, Camerún y Nigeria.

Con los mismos datos, los investigadores confirmaron que su padre fue un hombre blanco, tal como consta en los registros históricos, en los cuales se señala que Jonatan era hijo de Emilia Regina y del secretario de la plantación de caña donde ella vivía, Hans Gram.

Tras la bancarrota de la plantación, Emilia Regina y su hijo, también esclavizado, fueron llevados a Dinamarca por órdenes de sus dueños. No obstante, el país prohibía la esclavitud por fuera de sus colonias y por esta razón, a los 17 años, Jonatan se declaró hombre libre y tras un pleito legal, que perdió, emprendió la huida con la que hizo historia.

Temas relacionados