Un holograma del jugador Eden Hazard dejó boquiabierto a todo el mundo

Tras la eliminación ante Francia, el capitán del equipo belga apareció en un estudio de televisión de su país aunque estaba a cientos de kilómetros de ahí. ¿En qué consiste esta tecnología?

Holograma de Eden Hazard, jugador de Bélgica, en la televisión de su país. Youtube

Hace dos meses, durante la inauguración de la Semana de la Tecnología de Nueva Zelanda en el Teatro ASB Waterfront en la ciudad de Auckland, la conferencia inicial le correspondía a la primera Ministra Jacinda Ardern. Para sorpresa de todos, cuando las luces del lugar se apagaron y se abrieron los telones, sobre el escenario apareció Ardern pero en forma de holograma.

El público compartió la impresión de estar en un mundo patas arriba en el que la ficción se hacía realidad. Con falda y un abrigo blanco, el holograma de Ardern tenía un realismo contundente. Era tan clara la figura como la del holograma de la princesa Leia en la película de Star Wars cuando se aparece ante Obi Wan Kenobi para pedirle ayuda.

Esta semana, tras la derrota del equipo de fútbol de Bélgica ante Francia, su capitán, Eden Hazard, apareció en un set de televisión, sentado sobre un butaco frente a los presentadores aunque en realidad estaba a cientos de kilómetros de allí, en la ciudad de San Petersburgo. La noticia sobre Hazard, convertido en un holograma después del apretado y dificil partido de su selección, rápidamente se viralizó.

La idea de la holografía, crear imágenes manipulando la luz, no es nueva. Fue inventada en 1948 por el físico húngaro Dennis Gabor, que recibió el Premio Nobel de Física en 1971. Gabor trabajaba en imágenes producidas con microscopios electrónicos. Los primeros hologramas resultaron muy rudimentarios pero sin duda abrieron una senda para la imaginación y la ciencia.

¿De qué se trata la tecnología que llevó a Hazard desde Rusia hasta el set de televisión en Bélgica o a Ardern de la casa de Gobierno hasta aquel teatro de Auckland? Dave Hall, periodista de tecnología en el periódico The Guardian, planteaba hace apenas unas semanas que todo depende de la definición que cada uno tenga de un holograma. “Hemos logrado avances asombrosos en TV 3D y realidad virtual, y en el complejo mundo de la holografía generada por computadora (CGH)”, escribió.

En la última versión de la feria mundial CES 2018 (Consumer Electronic Show),  en Las Vegas, una de las exhibiciones que más miradas se robó fue la de la empresa Kino-mo con su dispositivo Hypervsn. Se trata de una solución visual que permite crear, administrar y mostrar contenido de video 3D con efecto holográfico. “Combina de forma única una plataforma de gestión inteligente  y una unidad de proyección, un dispositivo de hardware de alta tecnología que genera impresionantes imágenes en 3D percibidas por los espectadores como hologramas de alta resolución que flotan en el aire”, explica la compañía en su página web. Muy probablemente algo similar a esto usó la televisión belga para llevar a cabo la entrevista con Hazard.

Pero, como lo anotó Hall, lo que realmente queremos ver son  imágenes 3D independientes que se puede ver desde cualquier ángulo, que se comporten como un objeto sólido, “lo que algunos científicos llaman imagen volumétrica”. Y de esa pretensión aún estamos lejos. Los hologramas generados por computador exigen un alto nivel de procesamiento. “Casi un quintillón de operaciones por segundo ... esto es 300 veces más rápido que la computadora más rápida del mundo actual. Según la ley de Moore de la tecnología no llegará a los equipos de escritorio hasta el año 2046 ", dijo para aquel reportaje el profesor Pierre-Alexandre Blanche de la Facultad de Ciencias Ópticas de la Universidad de Arizona.

Pero hay algunos prototipos interesantes. En enero de este año la revista Science reseñó el trabajo de Daniel Smalley, un ingeniero eléctrico de la Universidad Brigham Young en Provo, Utah, y sus colegas, que usaron rayos láser para manipular pequeñas partículas en el aire, y generar algo cercano a un holograma que puede ser visto desde cualquier ángulo.

Otro ejemplo de avances en esta área de la tecnología es el trabajo realizado por el Instituto de Tecnologías Creativas de la Universidad del Sur de California con una pantalla de 360 grados. Sony adoptó esta misma tecnología para su prototipo de pantalla en color Ray Modeler de 360 grados, un dispositivo con forma de tubo que no se vería fuera de lugar en la sala de estar.

“Los científicos han intentado crear proyecciones 3D o pantallas volumétricas durante más de un siglo con diversos grados de éxito. Algunas pantallas funcionan proyectando rápidamente una secuencia de imágenes recortadas en una pieza de vidrio giratoria, dando la impresión de un objeto 3D completo. Otros proyectan imágenes sobre nubes de niebla o polvo. Sin embargo, muy pocas pantallas se pueden controlar con precisión mientras aún flotan libremente en el aire”, reflexionaba Matt Warren de la revista Science mientras Barry Blundell, físico e ingeniero de la Universidad de Derby en los Estados Unidos concluía que "es fácil hacer una pantalla volumétrica que funcione, [pero] es muy difícil hacer una pantalla volumétrica que funcione bien, por lo tanto, hacen falta unos 100 años de investigación".

 

últimas noticias

Los nuevos genios de la ciencia