Un programa de TV invitó a hablar de cuántica a personas que no tenían ni idea de ciencia

Esteban Cruz, director de Más allá del canal RED+, optó por discutir en su programa sobre un tema que usa términos confusos pero que nada tiene que ver con ciencia: la medicina cuántica. Varios físicos colombianos lo criticaron por su falta de rigor y por promover las pseudociencias.

Imagen de uno de los capítulos del programa Más Allá.Tomado del canal de Youtube de RED MÁS

La noche del domingo 14 de julio, el canal RED+, exclusivo de Claro, emitió, como suele hacerlo, un programa que ha cobrado popularidad entre los televidentes. “Más allá”, dirigido y presentado por el Esteban Cruz, salió al aire a las 9 p.m. En esta ocasión abordó un tema complejo que desde hace más de un siglo ha fascinado a varias generaciones de científicos: la mecánica cuántica. La mala noticia es que Cruz, que aparece descrito en la página web del canal como el “periodista de misterio”, prefirió invitar a personas que no tenían ni idea de ciencia que un par de físicos. (Lea La mañana que inició la conquista de la Luna)

En términos más precisos el programa de Cruz no trató sobre mecánica cuántica sino sobre un extraño concepto tan llamativo como incomprensible: la medicina cuántica. En Twitter, él y su equipo lo promovieron con el hashtag #CuánticaMásAllá. Para explicarlo conversó con Antonio José Corrales y con Gabriel Roar.

El primero es de una escuela con un nombre impronunciable: Escuela de Metasofrología Cuántica, que, dice su página web, fusiona la metafísica, la sofrología y la física cuántica, para que “las personas puedan desarrollar sus ideas libremente sin ataduras ni represiones; para que puedan alimentar la razón pero también el espíritu”. El segundo se presenta como “coach”, “change maker”, “life changer” y “psicoterapeuta”. Su profesión es Comunicador Social de la Universidad Católica Andrés Bello.

A medida que la conversación avanzaba los dos invitados empezaron a hacer apuntes que incomodaron a muchos científicos. “El cáncer es un diagnóstico y no una sentencia, todo depende del punto de vista con el que se observe”, dijo Roar. “El ser humano necesita estar en un estado cuántico para vivir en abundancia”, concluyó Corrales. Más adelante, apuntó: “Las enfermedades están ligadas a la emocionalidad, por lo que la realidad en cada persona se experimenta de manera diferente”.

Las frases, que trinó RED+, recibieron de inmediato,el rechazo de varios físicos que han tratado de hacer un esfuerzo por traducir en palabras simples la complejidad de la ciencia y combatir la charlatanería.

“No existe la tal medicina cuántica ni una teoría que respalde este tipo de afirmaciones. Esta emisión divulga la ignorancia y juega con la salud de las personas”, escribió el astrofísico Juan Diego Soler, investigador del Instituto Max Planck de Alemania. Su palabra para resumir lo que estaba sucediendo era una sola: vergüenza.

Juan Rafael Martínez, astrofísico del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics', también criticó el programa con dureza: “¿Se siente perdido? ¿No logra sobrellevar la insoportable levedad del ser? Usted necesita un coach ontológico. Informes en @RedMasNoticias, que difunde patrañas para empezar la semana con toda”. “No existe la tal medicina cuántica”, escribió.

A medida que el programa continuaba, los reproches fueron más duros: “Los promotores de la ‘medicina cuántica’ y engendros similares son verdaderamente ruines, aprovechándose de enfermos crónicos y terminales”, dijo Germán Chaparro, PhD en astrofísica y profesor de la Universidad ECCI.

El motivo del disgusto de Chaparro era sencillo: “Este tipo de personas buscan explotar la ignorancia de la gente”, explica. “Lo que hacen es jugar con las esperanzas de quienes tienen problemas de salud o emocionales. Entonces, utilizan términos complejos como la cuántica para hablar de tratamientos que ni ellos pueden explicar”.

Para comprobar el efecto del programa de Esteban Cruz basta darle una mirada a Twitter. “¿Cómo se puede reprogramar el cerebro para superar esos traumas heredados por medio de la cuántica?”, preguntó un usuario. “¿Cómo ayuda la cuántica a la fibromialgia?”, señaló otra.

La confusión que estaban generando los dos invitados intentó combatirla un grupo de físicos que se dieron a la tarea de explicar en términos simples la mecánica cuántica.

Diego Torres, físico y profesor de la Universidad Nacional, fue uno de ellos. Hizo un extenso hilo que empezaba con esta frase: “Ya que @RedMasTv ha decidido ‘desinformar’ e ir en contra del buen periodismo científico, acá va un hilo con lo que es la maravillosa Mecánica Cuántica, la teoría más fantástica de todos los tiempos”.

Tras hacer un breve repaso por la historia y las complejidades de esta teoría, que describe el Universo a un nivel subatómico, daba unas conclusiones: “La física cuántica, o mecánica cuántica, opera en sistemas del tamaño o más pequeños que un átomo. Y los átomos son muy, muy pequeños. De hecho, la razón por la que no vemos ‘extraños’ efectos cuánticos en nuestra vida diaria es por el pequeño tamaño de los átomos (…) Es por esto que temas como ‘Medicina Cuántica’ y en otros tópicos de nuestra macroscópica vida cotidiana no podemos utilizar la palabra cuántico. Tan pronto un objeto se vuelve del tamaño de nuestra cotidianidad deja de ser ‘cuántico’”.

Sus últimas frases ponían fin con contundencia al debate: “En los últimos 119 años hemos realizado grandes progresos científicos gracias al entendimiento de la mecánica cuántica. Desde tratamientos de radioterapia para el cáncer, la producción de energía, los transistores, el descubrimiento del Bosón de Higgs, la internet, pero estos progresos han sido realizados a partir de grandes esfuerzos científicos, reproducibles y sometidos a duros cuestionamientos por parte de la misma comunidad científica. Eso es la ciencia, la construcción del conocimiento por parte de una comunidad con reglas claras”.

¿Por qué, entonces, si hay tantos científicos dispuestos a explicar estos asuntos tan complejos, Cruz, antropólogo y magíster en Historia, optó por invitar a dos personas que están parados en el terreno de la pseudociencia?

Lo primero que él advierte es que está de acuerdo con las críticas que ha recibido su programa. “Son justas”, asegura, “y eso revela que en Colombia hay muy pocos espacios para hacer divulgación científica. De hecho, mi opinión es contraria a lo que dicen mis invitados. Yo no creo en fantasmas y no soy religioso. Lo que hago es traer personas para que den su opinión, que nada tiene que ver con la del canal. Después invitaremos a científicos para que le hagan contrapeso; esta discusión demostró que hay muchos preparados. Es un debate positivo en ese sentido. La idea es un buscar un equilibrio y presentárselo al televidente para que él juzgue”.

Pero a Chaparro no le suena mucho que, en estos casos, se hable de equilibrio. A sus ojos, hay discusiones en las que el periodismo no necesita buscar esos “falsos equilibrios, más cuando está juego la salud de las personas”. Explica su punto con otro par de ejemplos: “Es como si el periodismo buscara equilibrio cuando se habla de la efectividad de las vacunas o de la existencia del cambio climático. Es irresponsable”.

871161

2019-07-15T23:02:04-05:00

article

2019-07-15T23:09:34-05:00

ssilva_250624

none

Sergio Silva Numa / @SergioSilva03

Ciencia

Un programa de TV invitó a hablar de cuántica a personas que no tenían ni idea de ciencia

92

8139

8231