Una respuesta al misterio de las esculturas en la Isla de Pascua

Un modelo matemático indica que las ubicaciones de las famosas esculturas de los Rapa Nui se explican por su proximidad a las limitadas fuentes de agua dulce de la isla.

Un moái (del rapanui: moai, 'escultura') es una estatua monolítica que solo se encuentra en la Isla de Pascua o Rapa Nui, perteneciente a la Región de Valparaíso (Chile).Wikipedia.

Se ha dicho de todo sobre las gigantescas esculturas que adornan la Isla de Pascua. Las cerca de 900 figuras talladas en piedra por los Rapa Nui, antiguos pobladores del lugar, y conocidas como moai, han alimentado la imaginación de los turistas que han llegado incluso a asociarlas a extraterrestres. Pero un grupo de antropólogos británicos, norteamericanos y australianos creen tener pruebas para explicar su función y el lugar en que fueron levantadas.

Los científicos utilizaron un modelo matemático para explorar las relaciones potenciales entre las monumentales plataformas que sustentan las estatuas (ahu) y los recursos de subsistencia, como los huertos agrícolas de roca, los recursos marinos y las fuentes de agua dulce. Los resultados del grupo conformado por Carl Lipo, de la Universidad de Binghamton (Inglaterra), Matthew Becker y Tanya Brosnan (California State University), Sean Hixon (Universidad Estatal de Pennsylvania); y Alex E. Morrison (Universidad de Auckland) sugieren que las ubicaciones de de estas plataformas se explican por su proximidad a las limitadas fuentes de agua dulce de la isla.

"El problema de la disponibilidad de agua (o la falta de ella) ha sido mencionado a menudo por investigadores que trabajan en Rapa Nui / Isla de Pascua", dijo Lipo en un comunicado de la universidad. Así que cuando el grupo de investigadores internacionales comenzó a examinar los detalles de la hidrología, notaron que el acceso al agua dulce y la ubicación de la estatua estaban estrechamente vinculados. (La imagen A muestra los puntos donde están ubicadas las plataformas ahu de las esculturas y en la Imagen B están graficados los puntos de agua de la isla).

“No era obvio al caminar: con el agua que emerge en la costa durante la marea baja, uno no necesariamente ve indicios obvios de agua”, explicó en un comunicado de la universidad, “pero cuando comenzamos a observar las áreas alrededor de ahu, descubrimos que esas ubicaciones estaban exactamente vinculadas a los lugares donde emerge el agua dulce subterránea, en gran parte como una capa difusa que fluye hacia el borde del agua”.

Según Terry Hunt, de la Universidad de Arizona, la proximidad de los monumentos al agua dulce dicen mucho sobre la antigua sociedad isleña. “Los monumentos y las estatuas se encuentran en lugares con acceso a un recurso crítico para los isleños a diario: el agua dulce. De esta manera, los monumentos y las estatuas de los ancestros deificados de los isleños reflejan generaciones que se han esforzado por compartir… una cultura que refuerza el conocimiento de la precariedad de recursos de la isla”. El artículo fue publicado en la revista PlosOne.