Vuelve la ciencia a un lugar que quiere superar la violencia

Noticias destacadas de Ciencia

Tierra Grata, en Cesar, vivió difíciles episodios de violencia. Allí, ahora hay un Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación donde muchos se esfuerzan por impulsar la educación y abrir sus puertas a la ciencia.

En Tierra Grata (Cesar), zona rural del municipio de Manaure, hoy no solo se cuentan historias de una sociedad civil que quiere dejar los rezagos de la violencia, sino que también se escucha al ecosistema natural que cubre a la Serranía de Perijá, cordón montañoso donde operó por muchos años el Bloque Caribe de las FARC, a través del ecoturismo. (Lea 40 años de una hazaña: el primer viaje de un latinoamericano (un cubano) al espacio)

Dos semanas antes de decretarse la cuarentena nacional por la covid-19, cerca de 40 estudiantes y profesores del programa de Geología de la Universidad del Norte realizaron una salida de campo en esta zona, uno de los 26 territorios del país que funciona como Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR), con el objetivo de realizar estudios de geología estructural y estratigrafía del terreno. Sin embargo, la dinámica también les permitió conocer de primera mano los esfuerzos de esta nueva comunidad para la construcción de paz y apoyar una labor social en pro de la educación, con la recolección de fondos para la entrega de útiles escolares a una escuela rural de Manaure.

Con el levantamiento del aislamiento preventivo obligatorio en el país, hace tan solo una semana llegaron los kits escolares a los niños de esa escuela rural, pero también el deseo de compartir algunas memorias de esta salida de campo.

“Este ha sido un lugar abandonado por las personas, en general, por muchos años. Es decir, las personas no han entrado ya sea por el conflicto armado u otras razones. Entonces en este momento lo que queremos es actualizar la cartografía, lograr hacer un mapa donde representemos las rocas. Eventualmente, en uno o dos años, tendremos un mapa con mucho detalle y se publicará (…) Obet Aguirre, presidente de la plataforma de juventudes de Manaure, está al frente de un programa que ayuda a las escuelas de la zona y es quien lideró la campaña de los útiles escolares”, explicó Aldo Rincón, profesor del programa de Geología, que desarrolló la actividad de estratigrafía con los estudiantes..

El profesor Camilo Montes también participó de la salida y lideró la actividad de geología estructural, generando un mapa con las diferentes litologías en la zona, y un corte geológico, es decir, conociendo la disposición de las capas de roca en la superficie y cómo se forman algunas estructuras en el terreno.

En los caminos de Tierra Grata cerca de 200 excombatientes levantaron una gallera, un billar, varias tiendas con los productos básicos de la canasta familiar, una recepción al aire libre, una planta de tratamiento de residuos, una cancha de fútbol, una panadería e incluso un espacio dedicado al cuidado odontológico y un jardín infantil. El olor a tierra mojada es el aroma habitual del lugar tras cada lluvia.

Para Daniel Raad Pájaro, estudiante de Geología que realiza desde 2019 su tesis en Perijá, con el objetivo de ampliar el conocimiento científico de la Cuenca Cesar-Ranchería en el periodo jurásico y cretácico, se trató de una “experiencia enriquecedora” a nivel profesional y personal.

“Durante nuestra visita se determinaron los ambientes sedimentarios de algunas unidades geológicas en Perijá, donde se formaron las rocas. Estos fueron continentales, fluviales y marino someros. Pero también recaudamos fondos para ayudar a fabricar tulas con los kits escolares. Queríamos aportar nuestro granito de arena para que siguieran formándose y salir adelante, porque al final la educación es lo más importante”, puntualizó Raad.

De acuerdo con Ana Camila Mendoza Castilla, de 22 años, estudiante de séptimo semestre de Geología, cada salida de campo para un geólogo permite poner a prueba la teoría y apostarle a nuevos conocimientos que deja cada experiencia. En Tierra Grata, por ejemplo, detalló que con la geología estructural pudo determinar que había una falla inversa en el terreno, generó hipótesis de cómo se generó ese levantamiento y sus diferentes formaciones, y con la estratigrafía, a partir de la descripción de la roca, trató de identificar qué secuencia sedimentaria veía, tratando de ubicar a la vez la formación a la que pertenecía.

“Me gusta que cuando vamos a campo nos preparamos previamente con una idea previa, pero cuando uno empieza a leer la descripción que la roca te está contando, uno puede sacar toda una historia a partir de lo que uno observa. La geología es muy bonita porque es tratar de entender eso que te está diciendo la naturaleza misma”, afirmó Ana Camila.

El profesor Aldo Rincón conoció Tierra Grata en febrero de 2019, junto al profesor Camilo Montes. Luego de varias visitas académicas, hoy se plantea junto a otros docentes la posibilidad de proponer esa zona como una estación de campo de geología, “porque tiene las instalaciones y la logística”, además de una gran riqueza biológica.

Comparte en redes: