“Vuelve a la cocina y prepárame un sandwich”: el machismo contra científicas en Youtube

Una investigación que analizó 23,500 comentarios en vídeos de difusión científica hechos por mujeres en Youtube reveló que todavía muchos no están dispuestos a escuchar a las mujeres hablar sobre matemáticas, biología o física.

Las mujeres creadoras de contenidos científicos reciben casi el doble de comentarios negativos que los hombres. Pixabay

“Eres tan fea que casi vomito. Ew”, “Me la pasé todo el rato mirándote a las teeeetttt… a los ojos”, “Vuelve a la cocina y prepárame un sanduche con doble queso”. Esos son tan solo tres comentarios que dejaron usuarios de youtube en vídeos de mujeres hablando sobre ciencia. La investigadora australiana Inoaka Amarasekara revisó 23.005 comentarios –entre ellos, esos tres– en este tipo de contenidos para investigar qué tan bien se recibe a las mujeres que deciden hablar sobre esos temas. 

Los tres comentarios de arriba resumen sus hallazgos: hay una hostilidad y machismo generalizado hacia las mujeres que deciden hablar de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas en esa plataforma. 

Su estudio, publicado en el journal Public Understanding of Science, demostró que las mujeres atraen mayor número de comentarios por click, y que, comparados con el tipo de comentarios que reciben los hombres, reciben muchas más críticas, en su mayoría relacionadas con su apariencia física

La investigadora y su colega de la Universidad Nacional de Australia, Will Grant, analizó más de 20.000 comentarios en videos populares sobre temas científicos, presentados tanto por hombres como por mujeres.

Decidió que, al ser un tema que requiere cierta sensibilidad, ella analizaría uno por uno y los pondría en seis categorías diferentes: comentarios positivos, negativos o críticos, hostiles, sexistas o de carácter sexual, basados en la apariencia del presentador, neutrales o de discusión general. 

Su trabajo la dejó decepcionada: mientras que el 6% de los comentarios a los hombres fueron críticos, el número se elevó a 14% en las mujeres. Además, el 4,5% de los coemntarios hacia ellas eran una crítica a su apariencia, un número que en los hombres apenas si alcanzó el 1,6%. 

La cosa se pone peor a la hora de analizar las críticas sexistas o los comentarios sexuales que recibían las presentadoras: 3%, contra un mísero 0,4% para los hombres. “No es una sorpresa entonces que la gente no quiera estar en Youtube”, apuntó Amarasekara.

Y es que cuando empezó la investigación en 2015, se dio cuenta de que había una diferencia abismal entre los creadores de contenidos de ciencia hombres y mujeres: de los 370 canales más populares, apenas 32 eran hechos y presentados por mujeres. Tuvo que añadir otros 21 canales, recomendados por la famosa youtuber Emily Graslie, para tener una muestra significativa.  

A pesar de que los resultados no fueron positivos para las mujeres, hubo unas cuantas cifras positivas para ellas: sus canales atraían más comentarios, likes y suscriptores por vista que otros. Además, recibían ligeramente más comentarios positivos que los presentadores hombres.

Esta no es la primera vez que un estudio demuestra la hostilidad a la que deben enfrentarse las mujeres que deciden hablar en público de temas científicos. En 2014, un estudio comprobó que el 15,28% de los comentarios de las charlas TED presentados por mujeres tenia que ver con ellas, y no con el tema de la charla, su contenido o las charlas TED en general. En los hombres, el valor apenas alcanzó el 9,84%.