Constructores reconocen que medidas del gobierno ayudaron a recuperación del sector

Noticias destacadas de Noticias

El presidente del grupo constructor Oikos, Luis Aurelio Diaz, destacó que los subsidios, las tasas de interés favorables y nuevas formas de vida de los colombianos, impulsaron el sector constructor en 2020.

En octubre de este año se registró una caída de 19,1% en el área licenciada para vivienda y otros destinos no habitacionales frente a igual mes de un año atrás, según cifras reportadas por el DANE. Mientras esto ocurre, los constructores muestran un repunte en las ventas de vivienda en noviembre.

Camacol indicó que en noviembre las ventas llegaron a las 20.778 unidades de vivienda con un crecimiento del  27,5% frente al mismo mes de un año atrás.

(De interés: ¿Hacia dónde va la construcción de vivienda en Colombia?)

Camacol indicó que en noviembre las ventas llegaron a las 20.778 unidades de vivienda con un crecimiento del  27,5% frente al mismo mes de un año atrás.

En este escenario, el presidente del Grupo Oikos, Luis Aurelio Diaz, destacó que, parte del dinamismo del sector se debe a las ayudas del gobierno con los subsidios, que ha generado alto interés de los compradores en todos los segmentos económicos, especialmente de vivienda VIS y hasta los $450 millones.

“En el momento en que arrancó la pandemia, hubo una incertidumbre muy alta sobre el futuro que deparaba 2020 en materia de proyecciones de ventas del sector. Sin embargo, existieron algunos factores que dieron un giro importante al cierre del año, marcando cifras récord en ventas de vivienda”, destacó Diaz.

El empresario de la construcción, destacó que el sector se ha dinamizado por efecto de unas tasas de interés muy bajas que se esperan para el próximo año para el crédito hipotecario, que llevarán a los bancos de primer piso a que 2021 tenga tasas de alrededor de 7% y 8 % efectivo anual.

“Hacia el final del año, estamos viendo un dólar que se regulariza hacia los $3.400. Lamentablemente vemos que cuando el dólar sube, algunos productos tienen una escalada en precios importante, pero cuando el dólar rebota hacia la baja, estos productos no generan la misma reacción, sino que se quedan en precios altos”, señaló el presidente del Grupo Oikos.

Explicó que el sector constructor es muy sensible a la situación del dólar.  Hacia mediados del año, el aumento del dólar tuvo un difícil comportamiento, especialmente para la adquisición de materiales como el hierro y otros productos y acabados que son importados, como equipos, plantas y bombas, recordó Diaz.

Pidió que de alguna forma la Superintendencia de Industria y Comercio revisara el comportamiento de los precios de algunos de estos productos, en especial el hierro. “Vemos un comportamiento anormal y, al haber pocos competidores en el mercado, se puede estar generando un manejo que la Superintendencia debe estar vigilando”, alertó el presidente del Grupo Oikos.

(Para más información: “Hay una gran oportunidad para comprar vivienda”: Camacol)

Reconoció que este año fue de altibajos. Hacia el mes de junio, se empezaron a evidenciar resultados muy positivos en ventas, inclusive llegando a récords históricos en los diferentes segmentos de vivienda.

En proyectos a las afueras de Bogotá, en casas de campo, las ventas se dispararon más del 200% con la pandemia. “De alguna manera, viendo que el mundo laboral virtual es una realidad, se abre un campo muy interesante para todos quienes quieren trabajar fuera de Bogotá”, dijo.

En este escenario, el presidente del Grupo Oikos, Luis Aurelio Diaz, destacó que, parte del dinamismo del sector se debe a las ayudas del gobierno con los subsidios, que ha generado alto interés de los compradores en todos los segmentos económicos, especialmente de vivienda VIS y hasta los $450 millones.

“En el momento en que arrancó la pandemia, hubo una incertidumbre muy alta sobre el futuro que deparaba 2020 en materia de proyecciones de ventas del sector. Sin embargo, existieron algunos factores que dieron un giro importante al cierre del año, marcando cifras récord en ventas de vivienda”, destacó Diaz.

El empresario de la construcción, destacó que el sector se ha dinamizado por efecto de unas tasas de interés muy bajas que se esperan para el próximo año para el crédito hipotecario, que llevarán a los bancos de primer piso a que 2021 tenga tasas de alrededor de 7% y 8 % efectivo anual.

“Hacia el final del año, estamos viendo un dólar que se regulariza hacia los $3.400. Lamentablemente vemos que cuando el dólar sube, algunos productos tienen una escalada en precios importante, pero cuando el dólar rebota hacia la baja, estos productos no generan la misma reacción, sino que se quedan en precios altos”, señaló el presidente del Grupo Oikos.

Explicó que el sector constructor es muy sensible a la situación del dólar.  Hacia mediados del año, el aumento del dólar tuvo un difícil comportamiento, especialmente para la adquisición de materiales como el hierro y otros productos y acabados que son importados, como equipos, plantas y bombas, recordó Diaz.

Pidió que de alguna forma la Superintendencia de Industria y Comercio revisara el comportamiento de los precios de algunos de estos productos, en especial el hierro. “Vemos un comportamiento anormal y, al haber pocos competidores en el mercado, se puede estar generando un manejo que la Superintendencia debe estar vigilando”, alertó el presidente del Grupo Oikos.

Reconoció que este año fue de altibajos. Hacia el mes de junio, se empezaron a evidenciar resultados muy positivos en ventas, inclusive llegando a récords históricos en los diferentes segmentos de vivienda.

En proyectos a las afueras de Bogotá, en casas de campo, las ventas se dispararon más del 200% con la pandemia. “De alguna manera, viendo que el mundo laboral virtual es una realidad, se abre un campo muy interesante para todos quienes quieren trabajar fuera de Bogotá”, dijo.

Comparte en redes: