“13 minutos”, una película sobre el hombre que intentó asesinar a Hitler

Hablamos con el director de cine alemán Oliver Hirschbiegel, quien en 2004 había realizado un filme sobre los últimos días de Adolfo Hitler y ahora presenta un retrato de Georg Elser, uno de sus fallidos asesinos.

El director de cine Oliver Hirschbiegel

“13 minutos” es su primera película alemana en casi 10 años. ¿Qué lo emocionó de este proyecto para hacerlo regresar a su país natal?

El guion y el personaje principal me parecieron fascinantes. Siempre he dicho: si llega un tema alemán que me cautive, estoy interesado inmediatamente. Ese fue el caso. Al principio leí el guion por curiosidad, porque conocía la historia de Georg Elser y no me imaginaba cómo podría contarse a manera de suspenso. Pero al leerlo, me encontré atraído por los eventos, no podía dejar de leerlo, quería saber como iba a desarrollarse, y me sorprendí una y otra vez. Y hacia el final hubo dos giros que me sorprendieron extremadamente. En ese momento supe que simplemente debía hacer esta película.

¿Cómo conoció la historia de Elser?

Desde muy joven. He estado interesado en el Tercer Reich desde que tengo conciencia. Las preguntas a las que no le encontré respuesta de joven no me han dejado en paz hasta hoy. ¿Cómo puede ser posible? ¿Por qué nadie hizo nada en contra? ¿Por qué no hubo un movimiento de resistencia fuerte? En un intento por descubrir todo lo sobre la era nazi, me encontré con Georg Elser en mis años de colegio. Me pareció que él era extremadamente interesante, aunque solo una fracción de lo que sabemos sobre él hoy, se sabía antes. En esos días, solo era conocido como un personaje extraño que estaba obsesionado con la idea de matar a Hitler. Décadas después, durante la preparación para hacer La Caída, me encontré con Elser de nuevo, e incluso entonces pensé: ¡qué historia tan cautivante!

¿Qué es lo que más le intriga de él?

Su visión tan clara. Elser no era un hombre con afiliaciones políticas, después de todo simplemente era un espíritu libre, que creía en la individualidad y la auto determinación. Alguien que sentía curiosidad por el mundo y quería escapar de las limitaciones de la vida rural. Hoy hasta podríamos llamarlo un hippie. El sentía una energía que veía como destructiva, un sistema que controlaba todo, que creía en la violencia y la destrucción de cualquier individualidad y creatividad. Esto iba completamente en contra de su esencia y el sentía una fuerte necesidad de oponerse a ese sistema.

¿Por qué Elser, aparte de Stauffenberg o los miembros de la Rosa Blanca, fue ignorado por décadas?

Por un lado, hubo varias teorías de conspiración: primero decían que Elser era un seguidor de la inteligencia enemiga y por eso un traidor de su pueblo, después que fue contratado por los nazis para llevar a cabo el ataque, para que Hitler fuera celebrado como inmortal. Estas teorías han sobrevivido con variaciones y solo en años recientes han sido desmentidas. Además, la idea de que un carpintero del campo fuera el único capaz de darse cuenta de lo que sucedía en Alemania y de hacer algo es vergonzosa. Por supuesto que eso hace que la reacción sea esconder la historia bajo el tapete. ¡Entonces es un gran momento para traer la historia a la gran pantalla!

¿Cómo decidió abordar las escenas de interrogación?

Para crear la atmósfera de desesperanza, nuca moví la cámara durante los interrogatorios: no hay “paneos” o “tracking”, las tomas son estáticas, las imágenes parecen atrapadas en las paredes. Copié esto de maestros como Yasujiro Ozu y Akira Kurosawa, pero naturalmente esto solo pudo funcionar porque tenía a estos tremendos actores a mi disposición. Si la cámara nunca se mueve, la dirección debe ser fuerte. No hay manera de hacer trampa.

¿Cómo fue trabajar Con Christian Friedel?

Bueno, uno ya podía decir desde “La cinta blanca” lo fantástico que es él como actor. Y debo decir que nadie pudo haber interpretado a Georg Elser como él. Nuestro primer día de rodaje fue tan fluido que supimos: somos como dos hermanos navegando un barco. Solo debes lanzar una mirada o una señal en la habitación y todo se mueve en la dirección correcta. Fue la simbiosis perfecta. En la preparación le había dado a Christian unas ideas sobre Elser, las cuales el entendió e implementó inmediatamente.

¿Qué podemos aprender de Georg Elser hoy?

Valentía moral. Cuando llegas al punto en el que dices: “no voy a seguir de acuerdo con eso más, no puedo reconciliarme con mi conciencia”.Eso me recuerda inmediatamente a Edward Snowden. Él también había observado por años lo que pasaba en un sistema supuestamente democrática, esto lo molestaba, hasta que salió y le dio la información al público, incluso sabiendo que esto terminaría con su vida como la conocía. Él acepto tener que estar huyendo permanentemente, estar aislado de todo el mundo y vivir con temiendo por su vida. Sin embargo él se levantó y dijo “¡esto no puede ser!” Respecto a esta necesidad interna, Snowden, un hombre inteligente y sofisticado, no es tan distinto a Elser.

últimas noticias
contenido-exclusivo

Etiopía: la tierra que nadie pudo colonizar

Cuento: Volví a desempolvar mi camiseta