Alejandro Morellón: El español sorprendido

“Recibo este premio con muchos nervios. Aún no me lo creo. Hace unos días pensaba que regresaría a España a seguir buscando empleo”, ha comentado el escritor ganador del IV Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez. El autor español ha sido galardonado por su libro El estado natural de las cosas (2016), una colección de siete historias publicada por la editorial Caballo de Troya.

El escritor Alejandro Morellón ha sido galardonado por su libro El estado natural de las cosas (2016), una colección de siete historias publicada por la editorial Caballo de Troya.Cortesía Juan Felipe Vásquez

Entre más de 90 autores de toda Hispanoamérica, Alejandro Morellón ha sabido destacar. Éste escritor nacido en Madrid hacia el año de 1985, ha publicado tres libros: una novela y dos colecciones de relatos. Con La noche en que caemos obtuvo el Premio Fundación Monteleón en el año 2012, y en 2015 quedó finalista del Premio Nadal con Y he aquí un caballo blanco; ahora, es El estado natural de las cosas el título que lo hace acreedor a una bolsa de US$100.000 en tierras colombianas.

“Siempre he disfrutado de la violencia de lo cotidiano: por ejemplo, la de un vaso que se rompe en la oscuridad. A veces me pregunto si este recuerdo es realmente mío. Revivo la escena con una alegría difícil de contener: el objeto que cae y se desintegra y se hace estrépito sordo y luego tumulto de voces en mitad de la noche. Mi madre le da al interruptor para que se iluminen los vidrios desperdigados. Su mano abierta en el aire, por encima de mí. El sonido de la bofetada que no se parece en nada al sonido del cristal contra el suelo y la sensación de comprender que todo forma parte de la ceremonia. La violencia que empieza en un vaso y termina con el dolor que una madre le impone a su hijo”. Así inicia el cuento Elogio del Huracán con el que arranca el libro de Morellón, este madrileño, que suele publicar sus historias en revistas como Quimera, Prosa inmortal, Eñe o Energehia, y que ha sabido escribir una obra en la que no solo se pone en tela de juicio lo que se entiende por “normalidad”, sino también las leyes fundamentales de la física y hasta el buen gusto convencional. En palabras del jurado, “son historias fantásticas que modulan y deforman el género para volverlo denuncia y retrato de los tiempos que nos ha tocado vivir”. Aunque los espacios no hacen referencia a un sitio concreto, la España que se refleja en este libro es un país en el que pasa de todo para que no pase nada.

Un hombre que se presta a perder una parte de su cuerpo a cambio de unos miles de euros; una mujer que ríe en medio de los disturbios que arrasan la ciudad; un pueblo que espera con devoción la llegada de un huracán; alguien que entierra un testículo en el cementerio de Almudena; un marido que acaba viviendo en el techo, son algunas de las ideas que se plantean al interior de este libro de cuentos que ha sabido mostrarse como contundente, con una voz narrativa que es novedosa y clandestina.

Alejandro Morellón Mariano, el español sorprendido al saberse ganador del premio, ha manifestado que su próximo reto es trabajar en la publicación de una novela, llegar a España y seguir con el oficio de librero, escribir, seguir escribiendo, y luchar para que los cuentos no tengan inicio, no tengan final, y se hagan eternos.