Antonie de Saint-Exupéry, un testigo lejano

Un homenaje a Antonie de SaintExupéry a 116 años de su nacimiento.

“Me gustaría darte algo espléndido, pero esto es todo lo que tengo”, le dijo Antonie de SaintExupéry a su amiga SilviaHamilton, antes de regresar a la guerra. Le entregó un manuscrito y un bloc con dibujos. El 6 de abril de1943 se presentó en EstadosUnidos la primera edición de El Principito, en julio del mismo año tropas angloamericanas desembarcaron en Sicilia, Italia. La proximidad de la amenaza aliada, unida a los continuos fracasos de los ejércitos italianos propició que parte de la cúpula del Estado decidiera deshacerse deMussolini. Entre el ejército americano estaba el aviador francés Saint Exupéry, quien había regresado exiliado a Nueva York en1941 destruido por la muerte de Consuelo, su esposa.
 
Saint Exupéry se siente presionado por un grupo de inmigrantes de la colonia francesa para volver a la guerra, pero evita las polémicas y las disputas ideológicas. Se encierra en un cuarto de Manhattan a escribir El Principito, su salvavidas. La obra le regresa la libertad, el camino hacia las estrellas. Se convierte en un autorretrato, pues se incluye dentro de la novela con el personaje del aviador que, como él, sufrió un accidente en el desierto del Sahara cuando intentó batir el récord de tiempo de vuelo entre París y Saigón. El libro se convierte en testamento, fábula mítica y relato filosófico que interroga acerca de la relación del humano con su prójimo y con el mundo. El Principito concentra con simplicidad una larga y constante reflexión del autor sobre la amistad, el amor y el sentido de la vida en un contexto marcado por el conflicto mundial y el desasosiego de un escritor en completa soledad. Saint Exupéry no pudo ser testigo, o fue uno lejano, del impacto que tuvo su libro: murió mientras volaba en una misión de reconocimiento en 1944. El Principito se convirtió en el libro francés más leído. 80 millones de copias vendidas, 250 traducciones. 
Temas relacionados