Arrestan en Cuba a la artista Tania Bruguera por segunda vez en dos días

La artista y activista cubana Tania Bruguera fue detenida hoy por segunda vez en dos días y permanece arrestada junto a otros creadores por protestar contra un nuevo decreto del Gobierno cubano que regula el sector artístico y que parte del colectivo considera una herramienta de censura.

Tanie Bruguera, dos veces detenida en La Habana por sus protestas contra la nueva política represiva del gobierno contra las artes y la cultura en general. Cortesía

Bruguera había sido detenida por primera vez la mañana del lunes cuando se dirigía a una sentada pacífica a las puertas del Ministerio de Cultura, donde también fueron apresados los artistas Michel Matos y Amaury Pacheco.

"Tania estuvo libre solo unas horas. Ha sido arrestada nuevamente y no sabemos dónde está", indicó a Efe su hermana, Déborah Bruguera.
Tras ser liberada, la artista se dirigió de nuevo al Ministerio, por lo que las autoridades la arrestaron de nuevo junto a otro miembro del colectivo que la acompañaba, el poeta Javier Moreno, explicó a Efe la coordinadora de la Campaña contra el Decreto 349, Iris Ruiz.

Ruiz afirmó que Bruguera se encuentra en paradero desconocido y su teléfono móvil no funciona, mientras otros dos artistas, Luis Manuel Otero Alcántara y Yanelys Núñez Leyva, se encuentran recluidos "en prisiones de tránsito" a la espera de que se dictaminen o no sanciones contra ellos.

Varios creadores contrarios al Decreto 349, cuya entrada en vigor está prevista en unos días, habían programado entre este lunes y el próximo viernes "una sentada pacífica de protesta, leer poesía y hacer performances" para intentar que la norma no se aplicara y el Ministerio valorara su política cultural, según la coordinadora.

Bruguera -conocida por sus performances de tinte político y por haber participado en eventos en la Tate Modern de Londres y el Museo de Arte Moderno(MoMA)de Nueva York entre otros- había acordado junto a otros miembros del colectivo iniciar una huelga de hambre y sed si eran detenidos.

El punto más polémico del Decreto 349 es el que obliga a que los artistas estén adscritos a una institución cultural del Estado, a la que deben solicitar permiso expreso para poder actuar, exponer y comercializar su trabajo.

El Gobierno cubano negó la semana pasada que el polémico decreto sea una herramienta de censura y adujo que es un "avance para detener la oleada globalizadora y sus imitaciones nacionales", así como "el retroceso de la calidad del consumo cultural".

Las infracciones a la nueva normativa, en vigor el próximo 7 de diciembre, conllevan multas de diversa cuantía, confiscación de instrumentos, cancelación de espectáculos y/o suspensión de licencias.

La organización Amnistía Internacional ha denunciado que la nueva ordenanza "contravendría no solo el derecho a la libertad de expresión de quienes desarrollan actividades artísticas en Cuba, sino también el derecho de toda persona a buscar y recibir información e ideas de toda índole".

En noviembre también el Departamento de Estado de EE.UU. se pronunció en contra del decreto y pidió a La Habana, por boca de la secretaria adjunta de Estado de EE.UU. para Latinoamérica y el Caribe, Kimberly Breier, "deshacerse de esta vergonzosa ley".

El Gobierno cubano considera a los críticos del 349 "enemigos de la Revolución" que "han manipulado y han orquestado una campaña en la que lo presentan como un ataque inexistente a la libertad de creación", según una representante del Ministerio de Cultura. 

***

A continuación, el decreto 349/2018

Con el Decreto 349/2018 la prestación de servicios artísticos puede castigarse con multa; decomiso de instrumentos, equipos, accesorios y otros bienes, la suspensión de espectáculos o cancelación de licencias a quien incurra en las siguientes infracciones:

a) el que apruebe o permita la realización de servicios artísticos o la utilización para ello de medios e instalaciones pertenecientes a su entidad o aquellos asociados a la actividad comercial que tiene autorizada, sin que dichos servicios hayan sido aprobados y contratados por la institución cultural a que corresponda la prestación de estos;

b) el que realice o permita el pago a un artista o colectivo artístico, sin que dichos servicios hayan sido contratados a la institución cultural a que corresponda la prestación de estos;

c) el que como artista individual o actuando en representación del colectivo a que pertenece, brinde servicios artísticos sin la autorización de la entidad que corresponda;

d) el que sin estar autorizado por la entidad a que pertenece el artista o colectivo artístico actúe en representación de estos; y

e) el que preste servicios artísticos sin estar autorizado para ejercer labores artísticas en un cargo u ocupación artística.

2. Las conductas señaladas en los incisos a), b) y c) se consideran muy graves y las señaladas en los incisos d) y e) graves.

Artículo 3.1. Se considera contravención cuando una persona natural o jurídica en la utilización de los medios audiovisuales muestre en ellos contenidos con:
a) uso de los símbolos patrios que contravengan la legislación vigente;
b) pornografía;
c) violencia;
d) lenguaje sexista, vulgar y obsceno;
e) discriminación por el color de la piel, género, orientación sexual, discapacidad y cualquier otra lesiva a la dignidad humana;
f) que atente contra el desarrollo de la niñez y la adolescencia; y
g) cualquier otro que infrinja las disposiciones legales que regulan el normal desarrollo de nuestra sociedad en materia cultural.
2. Las conductas previstas en el apartado anterior se consideran muy graves.
Artículo 4.1. Igualmente, constituyen contravenciones cuando una persona natural o jurídica incurra en alguna de las conductas siguientes:
a) difunda la música o realice presentaciones artísticas en las que se genere violencia con lenguaje sexista, vulgar, discriminatorio y obsceno;
b) establezca espacios de comercialización de las artes plásticas sin tener la autorización que corresponde, ni estar inscrito en el Registro del Creador de las Artes Plásticas y Aplicadas;
c) no suscriba los contratos establecidos para las presentaciones artísticas;
d) no cumpla con los contratos concertados por la entidad correspondiente en relación con los niveles sonoros normados en la realización de espectáculos en vivo y actividades de cualquier índole;
e) no cumpla las disposiciones vigentes en materia del derecho de autor;
f) comercialice libros con contenidos lesivos a los valores éticos y culturales;
g) viole los niveles permisibles de sonido y ruidos o realice un uso abusivo de aparatos o medios electrónicos.
2. Las contravenciones establecidas en los incisos a), b), c) y f) del apartado anterior se consideran muy graves y las previstas en los incisos d), e) y g) graves.
Las normas serán impuestas por los supervisores-inspectores designados por la autoridad correspondiente del Ministerio de Cultura, así como los inspectores que se aprueben por los directores provinciales, establece el Decreto.

 

827310

2018-12-04T15:01:32-05:00

article

2018-12-04T15:01:32-05:00

faraujo22_102

none

EFE

Cultura

Arrestan en Cuba a la artista Tania Bruguera por segunda vez en dos días

73

7092

7165

 

Del barro, una tinta; de la semilla, una brocha

contenido-exclusivo