Arte de plata

Su más reciente muestra estará exhibida en el Museo de Arte Moderno de Medellín hasta el 18 de agosto.

Alexandra Agudelo en pleno proceso de creación.  / Gustavo Martínez
Alexandra Agudelo en pleno proceso de creación. / Gustavo Martínez

La artista colombiana Alexandra Agudelo siempre ha creído que sus objetos hechos en plata deberían ser apreciados como obras de arte antes que como piezas funcionales de diseño. Ella no ha sido ajena a la común dicotomía en la que se debaten los artistas decorativos en el país, a los que la mayoría de personas percibe sólo como diseñadores de objetos funcionales.

El Museo de Arte Moderno de Medellín ha tomado partido en esta disputa al inaugurar esta semana la exposición Alexandra Agudelo, platería contemporánea (abierta hasta el próximo 18 de agosto), una muestra que abarca las diferentes etapas de esta artista formada en la Escuela de Artes y Oficios Santo Domingo, en Bogotá. Esta es la primera vez que se presenta dentro de un espacio museográfico una selección de objetos de la artista, como cuencos, jarras, bandejas y utensilios.

La obra de Agudelo es numerosa a pesar de su juventud. Inició su trabajo hace apenas una década, después de renunciar a una carrera profesional en el área de la publicidad. Pero un día, pensando en algo que le diera significado a su vida, escuchó por la radio a quien era entonces directora de la escuela hablando sobre unos objetos diseñados en plata. A la semana siguiente, Alexandra Agudelo había renunciado a su trabajo y se había matriculado para estudiar platería.

A partir de ese momento inició su carrera como artesana de la plata. Empezó conociendo las propiedades del material y familiarizándose con su manejo en estado sólido y líquido. Al mismo tiempo estudiaba la obra de los principales maestros plateros de Italia y Japón. Pero sobre todo le llamaba la atención el arte orfebre de las comunidades indígenas de nuestro país, en especial el concepto ritual que tenían los objetos de plata en las etnias calima y quimbaya. Según Julián Posada, curador de la exposición: “Con profunda sensibilidad y conocimiento de la materia y los procesos, y con respeto, asombro y admiración por nuestra herencia cultural, Alexandra moldea y modela el material y sus piezas como si fueran de arcilla. Hace ya cinco años inició el rescate de técnicas ancestrales perdidas o en desuso, como la del batido”, proceso que consiste en golpear una lámina entre dos superficies duras con un martillo con el fin de expandir o recoger el material sin necesidad de recurrir a la soldadura.

La artista sabía que la platería es un oficio arraigado en nuestra cultura. Sin embargo, no quería reproducir lo que se había hecho por siglos con el material. “Me enamoré de la plata, pero no de lo que se hacía con ella. Lo encontraba todo muy predecible, pues casi nada había cambiado desde que los españoles introdujeron este material en el nuevo mundo”, explica Agudelo. Entonces inició una búsqueda conceptual que la llevó de manera irremediable al campo del arte, pues no quería que su obra fuera considerada tan sólo una serie de objetos bonitos y funcionales. Visualizaba su trabajo como piezas que encajaban para formar un mensaje con el que expresaría su forma de ver el mundo. “Su lenguaje formal ha sido construido a partir del análisis de la naturaleza y los objetos simples de otros oficios o culturas. En sus piezas, tal y como sucedía en las formas resultantes de la escuela de la Bauhaus, la forma sigue la función; la síntesis formal del objeto de estudio es casi idéntica en el aspecto funcional al objeto resultante; cada semilla, fruta, flor o fósil ha sido reducido a su esencia e interpretado metafóricamente para transformarse en objeto”, explica Julián Posada.

La coherencia planteada por la artista entre el discurso conceptual y la excelente manufactura de los objetos le ha permitido consolidarse tanto en Colombia como en el exterior. La galería Deimos, dirigida por Polli Mallarino, ha sido la casa de Agudelo en el país. Desde allí se han presentado eventos como la exposición Diseñando y Haciendo, celebrada el año pasado en Cartagena. “Alexandra es versátil. Se inspira en la naturaleza, pero también con ojo inquieto observa mercados, tejidos en paja, objetos marinos... Con diseño contemporáneo y técnica impecable explora texturas y formas”, explica Mallarino.

La galería de la colombiana Cristina Grajales, ubicada en Nueva York, representa a Alexandra Agudelo en el exterior. De la mano de Grajales ha expuesto con éxito en eventos como las ferias Art Basel, en Suiza, y el Pavillon des Arts et du Design, en Francia. Según Grajales: “Lo que me gusta del trabajo de Alexandra son los aspectos esculturales y ligeros de su obra. También sus referente. Retomar las culturas ancestrales, a través de un nuevo medio y con nuevos materiales, hace que su trabajo sea elegante y apasionante”.

En esta nueva exposición del Museo Moderno de Medellín se puede sentir la perfección de la orfebrería artesanal de la plata inspirada en la imperfección de las formas de la naturaleza. Las piezas de bordes irregulares y formas asimétricas plantean escenarios orgánicos más imperfectos. Por eso, cada uno de los objetos transmite diferentes sensaciones: así se logran piezas inacabadas que suenan sin ser tocadas y hablan sin decir palabras.

 

@andresramirez77

 

últimas noticias

Fidel Castro el día de su cumpleaños 70

Una botella en la maleta