Arte y cultura para la reconstrucción del tejido social

El proyecto de Comunidad-es desde el 2014 ha buscado acercar el arte y la cultura a comunidades víctimas del conflicto armado, afectadas por desastres naturales y en condiciones de pobreza extrema.

El proyecto se ha gestado con el fin de propiciar espacios de reconciliación y convivencia desde la reconstrucción del tejido social, creando estrategias que vinculen a todas las personas en algún área de la cultura. Cortesía

El Ministerio de Cultura en el 2011 tuvo un proyecto que se dirigió a las personas afectadas por la ola invernal llamado “Cultura en los albergues: mi tiempo es tu tiempo”. Con este buscaron que por medio del arte y la cultura pudieran afrontar, perdonar y olvidar las dificultades medioambientales y socioculturales. 

Después de este antecedente, en el 2014, por medio del proyecto Comunidad-es, buscaron articular diversos procesos desde el arte, la lectura, la escritura y las diferentes expresiones culturales de Colombia con las víctimas del conflicto, con quienes han sido afectados por desastres naturales y con personas en condición de pobreza extrema que habitan los Proyectos de Vivienda de Interés Prioritario.

El proyecto se ha gestado con el fin de propiciar espacios de reconciliación y convivencia desde la reconstrucción del tejido social, creando estrategias que vinculen a todas las personas en algún área de la cultura. Para esto, se buscó crear redes con todas las personas que están en el mismo entorno, tales como: familia, amigos, vecinos, escuela y trabajo.

Comunidad-es se apoya de los grupos conformados que hay en las comunidades que van desde agrupaciones de danza, grupos de cocina, grupos musicales, hasta comités culturales. De esta manera buscan mejorar la convivencia y aportar a la paz y reconciliación.  Por otro lado, ha buscado estimular el acceso a los libros promocionando las lectura y escritura por medio de las bibliocasas, bibliocarpas y bibliokiscos.

Algunas de las casas han sido utilizadas como bibliotecas. Sus salas o algunos de sus cuartos han sido organizadas para abrirle el espacio a todos para compartir lecturas.  La comunidad también les ha dado un valor importante a los kioscos y en muchos casos, han reorganizado estos para acomodarlos como bibliotecas para todos.  

Comunidad-es ha seguido con algunos procesos que se han realizado en otros proyectos. Así, todas las casas han estado dotadas con una biblioteca básica y otra de biblioteca para la primera infancia, proyectos que se desarrollaron como Culturas en los albergues (2011) y Biblioteca en mi casa (2013).

En cada uno de los proyectos de vivienda se construyó de manera conjunta con la comunidad una propuesta sociocultural con un enfoque psicosocial. El reconocimiento de las habilidades y dificultades de los grupos se identificó para trabajar en acciones que permitieran crear propuestas culturales para todos los sectores. Por esto, las propuestas están en caminadas en la escucha y lo que  se desarrolla es de acuerdo con las vivencias  y necesidades de cada agrupación.

De esta manera, el ministerio de Cultura sólo actúa como quien impulsa, pero quienes generan las acciones para todos los procesos son los mismos habitantes de las comunidades. Talleres de pintura, grafitería, grupos de cocina y jardinería, son algunos de los procesos que se han gestado en los espacios.

Temas relacionados