La artesanía del movimiento

El Ballet Folklórico Nacional de Argentina, bajo la dirección del maestro Ómar Fiordelmondo, presenta en Colombia una versión condensada de sus dos espectáculos más recientes: ‘EmocionARTE’ y ‘Artesanos de la danza’.

El Ballet Folklórico Nacional debutó el 9 de julio de 1990 en el Teatro Colón de Buenos Aires. Sus directores eran Santiago Ayala y Norma Viola. / Cortesía Teatro Mayor

El Ballet Folklórico Nacional de Argentina puede ser el archivo en movimiento de la idiosincrasia de su país. Desde su creación, a comienzos de la década de los 90, se preocupa por traducir en piezas musicales y dancísticas los detalles más importantes de lo que implica ser argentino. Este trabajo artístico y sociológico lo lleva a cabo a partir de la creación de coreografías vistosas y de propuestas escénicas especiales en las que el movimiento corporal se transforma en un elemento de colección.

El colectivo debutó el 9 de julio de 1990 en el Teatro Colón de Buenos Aires. En ese momento sus cabezas visibles eran los maestros Santiago Ayala y Norma Viola, quienes diseñaron la ruta para que el Ballet Folklórico Nacional no se estructurara como un simple cuerpo de baile con identidad estética, sino que abordara la historia argentina desde la riqueza de su historia. Por eso, los primeros años de labores tuvieron el eje singular de los mitos, las leyendas y los paisajes tradicionales de su país.

Los maestros Ayala y Viola tuvieron la misión más compleja porque su obligación era llegar al corazón de los argentinos, sin contemplar estratos sociales o poderes adquisitivos. Concentraron su esfuerzo en encontrar la esencia, esa partícula algunas veces imperceptible pero vital para desarrollar cualquier característica. El reto verdadero estaba en convertir los mitos, relatos y leyendas en argumentos artísticos para plantear a partir de allí escenas y coreografías de alto desgaste corporal.

El paso siguiente fue un interrogante que en un comienzo no se plantearon los maestros Ayala y Viola: ¿de qué manera la esencia del argentino podía convertirse en un elemento atractivo para los espectadores de todo el mundo? La respuesta se les fue apareciendo con la misma urgencia con la que diseñaban piezas de danza para eternizar un instante.

Casi sin proponérselo, el Ballet Folklórico Nacional de Argentina participó en Expo Sevilla y de ahí brincó a Portugal, Bulgaria, Colombia, Brasil, Paraguay, Chile y una extensa gira memorable por 23 ciudades del Japón. Dentro de su repertorio montó piezas de exportación con las que llevó los mitos y leyendas del Sur del continente americano hasta los teatros más importantes de Francia, Suiza y Albania. Además de sus espectáculos, el colectivo consiguió fama por la implementación de ciclos temáticos como Jueves de Danza, Funciones didácticas para escuelas y Vacaciones con Danza, con los que abarcó el complejo renglón de la enseñanza a través de la simplificación del ballet y la actuación.

Hoy, a la cabeza del colectivo está el maestro Ómar Fiordelmondo, quien estudió en la Escuela Nacional de Danzas, entidad de la que se graduó en 1984 para luego convertirse en profesor de danzas nativas y folklor.

“Desde que soy director del Ballet Folklórico Nacional, lo que más me gusta es transformar los nexos culturales en lazos de amistad. El arte es de ida y vuelta y su misión es propiciar encuentros. Tengo una expectativa grande de presentar en Colombia lo que estamos haciendo”, cuenta el profesor Fiordelmondo, quien condensó para el público de nuestro país los espectáculos EmocionARTE y Artesanos de la Danza, sus dos montajes más actuales, en los que convierten en realidad de movimiento lo que un día fueron mitos y leyendas.

[email protected]

Ballet Folklórico Nacional de Argentina. Viernes 8 y sábado 9 de agosto, 8:00 p.m., domingo 10, 11:00 a.m., Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, avenida Calle 170 Nº 67-51. Informes y boletería: www.primerafila.com.co.

Temas relacionados