Las ramas de los árboles

Permaneceré con los mirtos

todas las mañanas
esperando se puedan remendar
los pájaros muertos
los dormidos de las noches
a  los cargadores de frutas
y al caballo de las guirnaldas de flores
 
Permaneceré
y sobre mi pecho
sin pensarlo
sin  ninguna gracia
nos arrancarán para meternos dentro de un florero

Temas relacionados

 

últimas noticias

XVII Festival de Cine Francés

Oscar Wilde: el retrato de un hedonista cautivo

“Infinito”, cartografías del deseo