Así puede pasar un día santo en el centro de Bogotá

Cerca de dos horas y media es el tiempo que dura una persona en hacer un recorrido desde el Chorro de Quevedo, hasta el Cerro de Monserrate, en donde puede apreciar gran parte de las tradiciones, gastronomía y costumbres bogotanas.

Callejón del Embudo uno de los lugares claves para el recorrido histórico y religioso por el centro de Bogotá. / Instituto Distrital de Turismo.

El sistema vacacional del país, la crisis económica generalizada o el clima, impidieron a muchos habitantes de Bogotá salir de la ciudad en esta Semana Santa. Y aunque para muchos no sea lo mismo estar en una playa que en la ciudad, la capital del país tiene para sus ciudadanos y visitantes cientos de recorridos turísticos y religiosos, especialmente en el centro histórico.

En las tardes de estos días santos, los transeúntes podrán iniciar el recorrido en la Plaza del Chorro de Quevedo, ubicada en la calle 13 con carrera 2, tomándose una chicha o un café, y escuchando la historia que afirman algunos guías e historiadores sobre la fundación de Bogotá, hecha por Gonzalo Jiménez de Quesada el 6 de agosto de 1538. En este lugar se encuentra la Ermita de San Miguel del Príncipe y está rodeada por una gran variedad de bares, restaurantes y tiendas de artesanías, espacios propicios para que los visitantes conozcan parte de la cultura popular de la ciudad.

El recorrido a pie, que se realiza en aproximadamente 30 minutos, continúa en el Callejón del Embudo, que es un espacio empedrado con casa antiguas que han sido transformadas en bares y tiendas. El caminante sigue su paso hasta salir al Eje Ambiental, antiguamente conocido como río San Francisco y denominado mucho antes, en la época indígena, río Vicachá, que significa “El resplandor de la noche”.

El camino continúa en la Iglesia de Las Aguas situada en la carrera 2A con calle 18 A- 62, templo que también es sede de “Artesanías de Colombia” y que por su significado histórico, cultural y arquitectónico, fue declarado Monumento Nacional en 1975.

Los turistas y bogotanos que hayan decidido quedarse en la ciudad en esta Semana Santa, podrán seguir la ruta por la Casa Museo Quinta de Bolívar ubicada en la Calle 21 con carrera 4ª este. Este sitio es un atractivo arquitectónico y también lugar en donde, se dice, residió Simón Bolívar en su paso por Bogotá.

La última parada en este recorrido para los transeúntes es en el Cerro de Monserrate, que está a 3.152 metros sobre el nivel del mar. Esta es una experiencia única tanto para los feligreses como para los turistas, deportistas y todo tipo de ciudadanos de Bogotá, que pueden subir al cerro en teleférico o funicular, mientras es habilitado nuevamente el paso peatonal. En lo más alto de la montaña, los visitantes encontrarán una capilla en honor a la Virgen Morena de Monserrat y un Santuario en donde se aloja la figura del Señor Caído de Monserrate, una obra de gran valor artístico que logra año tras año reunir a la fe católica de la ciudad.

Aparte del Santuario, también se puede disfrutar de sus jardines, del aire fresco y restaurantes con una gran variedad de precios y platos, en los que se puede encontrar desde gastronomía santafereña como el típico tamal con chocolate, hasta comida extranjera, satisfaciendo así todos los paladares. Por otro lado, las personas pueden gozar de una vista panorámica de Bogotá, un espacio oportuno para tomarse fotografías que documenten su paso por Monserrate.

El recorrido, partiendo desde la Plazoleta del Chorro de Quevedo, finaliza al cabo de dos horas y media, luego de haber realizado un trayecto por lugares representativos, históricos, y emblemáticos para la religión católica en la capital de los colombianos.

últimas noticias
contenido-exclusivo

Etiopía: la tierra que nadie pudo colonizar

Cuento: Volví a desempolvar mi camiseta