“Autorretrato”, el dilema entre ser o ser

Noticias destacadas de Cultura

La compañía María Pagés presenta en Colombia el montaje escénico que marcó un nuevo rumbo en la trayectoria de esta reconocida bailaora flamenca.

De las palmas de Antonio Gades no aprendió los principales palos (estilos) del flamenco. Tampoco recibió instrucciones para zapatear con más ritmo y mucho menos heredó el gusto por la elaboración de montajes con “duende” incluido. De su primer maestro, el gran bailarín fallecido el 20 de julio de 2004 en Madrid, asimiló el criterio para identificar un espectáculo genuino de una propuesta sin magia.

Por eso, desde que está al frente de su propia compañía, María Pagés tiene un solo objetivo cuando baila o diseña una coreografía. Trabaja únicamente para provocar emociones. En eso piensa para satisfacer su propia exigencia artística y, de paso, complacer a sus cómplices en escena y al público presente en un auditorio. Aunque también le ha tocado pensar en iniciativas para cine, pues el reconocido director Carlos Saura la ha responsabilizado de las porciones dancísticas en películas como Carmen, El Amor Brujo y Flamenco.

“El cuerpo humano es el instrumento que unido al alma hace posible la transmisión de emociones. Los bailaores y los coreógrafos nos valemos de él para comunicar”, dice María Pagés, quien ha creado obras coreográficas como Sol y Sombra, De la luna al viento, Canciones antes de una guerra, Sevilla y Flamenco y poesía.

Gracias a estos montajes, que hacen parte del repertorio de su compañía, y a otras creaciones diseñadas para complejos grupos de bailarines, esta coreógrafa ha sido invitada por el reconocido bailarín y actor de origen ruso Mijaíl Baryshnikov a participar en uno de sus proyectos en el prestigioso BAC (Baryshnikov Arts Center) de Nueva York.
 
Ha pisado muchos escenarios y ha transmitido sus conocimientos con propuestas exitosas en América, Asia y Europa. Sin embargo, y aunque la lista de triunfos es larga, hay un montaje del que se siente realmente orgullosa. Se llama Autorretrato, lo estrenó en el Tokyo International Forum en 2008 y recibió las mismas palmas características del flamenco.

“Con Autorretrato hablo con cualquiera, cualquiera que venga a verme yo ya estoy hablándole, estableciendo un diálogo. Creo que este montaje en particular tiene algo, aparte de que ha sido el más premiado de los que llevamos ahora, el más reconocido. Es verdad que Autorretrato marca un antes y un después en mi vida, ya no sólo en mi trayectoria como profesional, sino también en mi cotidianidad como ser humano”, comenta María Pagés, quien no entra en controversias sobre lo que pertenece al flamenco y aquello que hace parte del denominado nuevo flamenco.

Hace unos años esta bailaora participó en una ambiciosa iniciativa que mezcla la danza contemporánea con el flamenco. Ese experimento se llamó Dunas y amplió las posibilidades sonoras y de baile de este género musical con el que creció. “Yo pertenezco a mi época y si a eso se le llama nuevo flamenco, pues bienvenido. Siempre he sido muy fiel y muy sincera en eso. Yo no pretendo imitar a nadie. Respeto la tradición y me baso en ella para construir mis espectáculos, pero yo me incluyo en mi propio momento. Para mí es algo así como el dilema entre ser y ser”, cuenta Pagés, cuyo duende le habla al oído para decirle que en su Autorretrato se alcanzarán a ver muchos colombianos.
 
“Autorretrato”, de la Compañía María Pagés. Viernes 20 y sábado 21 de marzo, 8:00 p.m. Teatro Mayor, calle 170 Nº 67-51. Información y boletería: www.primerafila.com.co.
 

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

TokioFlamencoTeatro Mayor