Bajo terapia: acto inconsciente

El montaje, original del dramaturgo argentino Matías del Federico, con la dirección de Miguel Ángel Baquero y la producción de Johanna Morales, exhibe en escena a seis personajes que se someten a un tratamiento sin terapeuta.

 La obra “Bajo terapia” ya se ha exhibido con éxito en plazas como Argentina, España, Estados Unidos, Chile, República Dominicana, Perú y Brasil. / Cortesía
La obra “Bajo terapia” ya se ha exhibido con éxito en plazas como Argentina, España, Estados Unidos, Chile, República Dominicana, Perú y Brasil. / Cortesía

Paula Castaño (Andrea), Natasha Klauss (Paula) y Roberto Cano (Roberto) aceptaron sus personajes en la obra Bajo terapia sin conocer el final de la historia. Ellos recibieron un sobre con el libreto y lo primero que hicieron fue pasar las hojas con afán para saber qué sucedería con sus roles, pero se encontraron con la sorpresa de que tan solo se acercarían al desenlace durante la primera sesión de ensayos.

El reto los estimuló a los tres y, como haciendo un acto de fe, aceptaron sin condiciones. Luego se enteraron de que, tal y como si hubieran adelantado un pacto tácito, ninguno exploró en internet los montajes que con anterioridad se habían realizado en plazas como Argentina, España, Estados Unidos, Chile, República Dominicana, Perú y Brasil.

El texto del dramaturgo argentino Matías del Federico ya había sido fogueado con mucho éxito en otros acentos, pero los tres actores prefirieron guardar la curiosidad y más bien esperaron al primer ensayo para dejarse sorprender con las indicaciones del director Miguel Ángel Baquero y con los comentarios de la productora Johanna Morales.

Bajo terapia es la tercera obra de teatro que hago con Johanna Morales. Hice primero No sé si cortarme las venas o dejármelas largas, después fue Amanecí como con ganas de morirme. Aquí lo que más me gusta es que tiene otras formas de contar las historias y que yo puedo hacer crecer mucho a mi personaje de Andrea González”, dice Paula Castaño.

“Johanna tiene la combinación perfecta entre lo comercial y lo bueno. Escoge textos interesantes pero con un impacto para que la gente se pueda divertir y por eso quería trabajar con ella desde hace un buen tiempo. Yo estaba en México y antes de enfrentarme al texto dije que lo hacía sin saber cuál era mi personaje. Después supe que me habían reservado a Paula”, cuenta Natasha Klauss.

“Yo trabajé con Johanna Morales en una obra anterior y aquella fue mi primera vez en teatro. Mi único pero antes de sumarme al grupo actoral de Bajo terapia es que mi personaje se llamaba igual que yo, pero de resto me dejé seducir muy fácilmente por la propuesta”, afirma Roberto Cano.

En el montaje estos tres actores comparten escenario con Freddy Beltrán, Ricardo Vélez y Marilyn Patiño. Bajo terapia muestra a tres parejas que, sin ser muy conscientes de lo que hacen, se someten a un tratamiento psicológico en el que exhiben sus emociones frente a personas desconocidas. La terapeuta nunca aparece en escena y de forma virtual les va insinuando el rumbo de la historia y plantea una especia de juego de improvisación de ocho partes.

“Uno puede pensar que es ilegal porque se cree que el psicólogo profesional no puede ventilar lo que se conversa durante una sesión, pero aquí hay una licencia artística que nos permitió hacerlo en el montaje. Es un texto irreal porque a la gente le gusta su privacidad”, argumenta Cano.

“Para los argentinos es muy normal ir a terapia, pero en Colombia no tenemos esa costumbre, así que nos obligaba a colombianizar la propuesta desde cada personaje, por eso nos planteamos el interrogante de cómo lee un colombiano el hecho de ir a terapia y sobre esa pregunta empezamos a crecer”, confiesa Paula Castaño.

Bajo terapia representa una línea de pensamiento de escoger una pieza de teatro de autor y un montaje que sea no tan difícil de digerir para la gente que no está acostumbrada a asistir a las salas culturales. En Colombia nos movemos de un extremo al otro porque tenemos comedias básicas o montajes demasiado densos. Sin embargo, con esta pieza logramos un equilibrio interesante”, dice Natasha Klauss.

Esta obra no tiene efectos, tampoco juego de luces que sorprenda, ni mucho menos una escenografía compleja y contundente. Bajo terapia son seis actores contando una historia a través de sus emociones. El montaje representó para quienes intervienen en él un esfuerzo extra, todo un tratamiento de adentro hacia afuera y sobre todo un acto escénico inconsciente.

En temporada hasta el 4 de septiembre en el Teatro Astor Plaza, calle 67 Nº 11-58. Tel. 2127827 (Bogotá). Información y boletería: www.tuboleta.com.

Temas relacionados

 

últimas noticias

“Uva pasa bajo el sol” en el Colón

Sección: 
Cultura

Sólo a veces (Desahogo)