Barcú, en La Candelaria el arte está por dentro