Bob Dylan, más que un Nobel de Literatura